Saltar a la comba: la buena técnica es sinónimo de un entrenamiento efectivo

COMPARTIR TWITTEAR

Muchas personas calientan, antes de hacer deporte, con una comba. Saltar a la comba es un excelente ejercicio para tonificar, quemar calorías y, en definitivamente, estar en forma sin tener que invertir mucho dinero. Por otro lado, si utilizamos una mala postura durante la práctica y ejecución de la comba, podrían aparecer lesiones, ya sea en rodillas, espalda, tobillo, etc. Por esto, vamos a darte algunos consejos para la correcta técnica en el uso de la comba como medio de entrenamiento o calentamiento efectivo.

Chica saltando a la comba

Para poder conseguir un buen calentamiento previo a cualquier actividad deportiva que vayamos a hacer, el salto con la comba es uno de las más completas puestas a punto que hay. Por ello vamos a ayudaros a saber utilizarla con corrección para evitar cualquier tipo de lesiones tanto en articulaciones como en huesos y músculos que empleamos durante este ejercicio.

Comba azulEste verano tan caluroso, sobre todo en zonas de costa, deberemos tener en cuenta el clima para poder hacer o no ejercicio físico al aire libre. Para poder estar a gusto con nuestra actividad, el ambiente deberá rondar los 15 a 25 grados centígrados. Más calor o menos temperatura sería perjudicial, ya que nuestro cuerpo funciona mejor a temperaturas medias. Pero veamos algunas recomendaciones más extendidas en el mundillo del deporte.

Recomendaciones

  • Mantén la columna erguida y la vista al frente mientras realizas los saltos correspondientes. Nunca agaches la cabeza ni flexiones el tronco durante la actividad. Muchas lesiones de espalda provienen de la mala colocación de la misma durante todo ejercicio físico.

  • Agarra la cuerda siempre por los bordes, lo más lejano posible. Con ello, el movimiento efectivo será el que hagamos con las muñecas únicamente. Si movemos los brazos, involucramos todas las articulaciones de la zona como el hombro, y eso no lo queremos.

  • Flexionar las rodillas levemente y no distanciar los pies del suelo mucho. De este modo, lograremos un trabajo más eficiente, no malgastaremos energía y reduciremos el impacto en las articulaciones, como el tobillo o la rodilla, que hagamos con cada salto. ¡No saltes muy alto!

  • Nuestra cuerda no debe ser ni muy larga ni muy corta. Cada una de ellas requeriría un mayor esfuerzo. Si es muy larga será complicado controlarla con soltura, y si es demasiado corta, forzaremos mucho nuestros brazos para poder controlar el salto.

  • Saltar sobre las puntas. Hay gente que salta a la comba sobre los talones, y eso es malísimo para los tobillos y las rodillas. También debemos recordar tener flexionadas las rodillas ligeramente para amortiguar perfectamente el golpe que cada salto imprime en ellas.

Gente saltando a la comba

Aquí os dejamos un vídeo ilustrativo para que podáis ver las recomendaciones de una experta en el salto de comba. Quizá sin el vídeo ya hayáis entendido las correcciones que debéis tomar en cuenta para no lesionaros. Así que esto es sólo para ayudar un poco más a nuestros lectores habituales. Este es un buen entrenamiento cardiovascular y un calentamiento óptimo para preparar nuestro corazón hacia la actividad que vayamos a hacer. Espero que lo disfrutéis.

    COMPARTIR TWITTEAR

    Ningún comentario

    ¿Algo que decir? ¡Deja tu huella!

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs