Deportes de alto riesgo cardíaco, ¡cuidado!

COMPARTIR TWITTEAR

Siempre se suele hablar sobre los beneficios que los deportes y la actividad física produce en nuestro cuerpo. Sin embargo, nunca se menciona si hay factores perjudiciales a la hora de practicar uno u otro deporte. No toda persona podrá realizar la misma intensidad en un deporte, dado que depende siempre del entrenamiento que haya tenido la persona previamente y de la naturaleza del individuo. Hoy os mostramos los deportes más exigentes con nuestro corazón.

Imagen destacada

Varios estudios en Estados Unidos han demostrado que los deportes que conllevan un mayor riesgo para el corazón, son los que requieren de más del 70 % de consumo de oxígeno en la época de entrenamiento. Ni hablar de lo exigente que deben ser durante la alta competición. Si tenemos en cuenta este dato, estos deportes, según la Fundación Española del Corazón, son el triatlón, el ciclismo, el boxeo, el remo y el patinaje de velocidad. ¿Sorprendido/a? Pues, por contra, aquellos que contraen un menor riesgo cardiovascular son algunos como el golf, el billar, los bolos o el tiro olímpico, ya que dependen de una técnica y no de un esfuerzo físico importante.

Sin embargo, todo depende de la persona que practique dicho deporte o disciplina deportiva, además del esfuerzo o la intensidad que derroche en éste. Los deportes pueden llegar a ser muy beneficiosos si la persona está bien entrenada previamente, y de bastante riesgo en personas que pretenden comenzar de pronto en alguna competición exigente de los deportes que he mencionado más arriba.

Triatlón en carrera

Para evitar estos riesgos, no debemos desilusionarnos y decir “vaya, que faena, ya no podré practicar este deporte”, ya que podremos conseguir dominar un deporte y no llegar a contraer peligro cardiovascular alguno si nos preparamos paulatinamente esta actividad que tanto deseamos hacer. El cuerpo debe adaptarse a esa disciplina, a esos movimientos específicos de ese deporte en concreto que queremos llegar a practicar a alto nivel. Por ello, hay que entrenar nuestro cuerpo, ya no practicando este deporte, sino sus elementos. Por poner un ejemplo:

Si queremos llegar a practicar algún día el boxeo, no podremos sin más llegar e inscribirnos en una competición, porque nos machacaría hasta el más tirillas. Sino que deberemos ir entrenando nuestra resistencia cardiovascular con carreras, saltos, etc. Y más tarde completar nuestro entrenamiento en un gimnasio especial para boxeadores, con los sacos o los punch y que algún entrenador personal te ayude en tus inicios. Si no, acabarás recibiendo hasta en el carnet de identidad.

Toda actividad o deporte debemos comenzar a practicarla o entrenarla atendiendo a nuestras posibilidades e ir, progresivamente, aumentando esa intensidad que podamos aportar con nuestro entrenamiento. No debemos sobreexigirnos y poner en peligro nuestro corazón o el organismo entero.

Remo masculino

Ahora bien, si comenzamos a practicar un deporte con el fin de poder competir algún día en el futuro, debe ser así; llegar a un nivel adecuado para competir. De lo contrario y si decidimos dejar de entrenar bruscamente, podrá ser perjudicial para nuestro cuerpo. Tenemos que saber que todos los deportes son buenos si se practican con moderación y buen entrenamiento previo. Cada uno tiene un cuerpo diferente, y un corazón distinto, no le exijamos más de lo que ya nos puede ofrecer el pobre, anda.

    COMPARTIR TWITTEAR

    2 comentarios

    ¿Algo que decir? ¡Deja tu huella!

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs