Si quieres adelgazar, ten cuidado con la cena

COMPARTIR TWITTEAR

La gente me pregunta muchas veces qué es lo que pueden hacer para adelgazar rápido. No hay remedios milagrosos que nos hagan perder diez kilos de la noche a la mañana, pero sí métodos efectivos que, a la larga, nos harán perder peso paulatinamente. Yo siempre les digo que cambien su cena. La cena es una comida clave en este sentido, y desde SportAdictos queremos aportaros una serie de consejos para que hagáis de vuestra última comida del día, algo beneficioso para el cuerpo.

Imagen destacada

¿Por qué la cena es tan importante para adelgazar?

En primer lugar, debo decir que, si nuestras abuelas decían eso de “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, no lo decían por casualidad. Primero porque nuestro cuerpo no necesita mucha más energía a esas horas después de cenar. Y segundo, porque mientras estamos durmiendo y, si hemos cenado poco, la energía que nuestro cuerpo consume tirará de reservas acumuladas durante el día (grasas, hidratos, etc.).

La cena debe aportar siempre entre un 15 y un 20% de la energía que necesitamos diariamente, aunque solemos excedernos en ese punto. Ha de ser ligera y justita en cantidad de calorías, pero es complicado cuando estamos en una cultura, como la española, tan acostumbrada a cenar en demasía. Hay gente cuya comida más fuerte del día es la cena, a veces por motivos de trabajo y tiempo. Al no tener prisa, cuando llegamos a casa nos atiborramos con una gran cantidad de comida, y arrasamos con la nevera.

Recomendados durante la cena

Los hidratos de carbono en la cena

Mucha gente suele decir que no debemos tomar hidratos de carbono durante la cena. Esta afirmación no es del todo falsa, ya que podremos tomarlos, sin embargo en una medida totalmente inferior a lo que podremos hacerlo durante el desayuno o el almuerzo de mediodía. Durante la cena debemos priorizar los hidratos de carbono que provienen de los vegetales y verduras, y no tomar alimentos que los contengan en gran cantidad como son la pasta, el arroz o el pan.

Además, debemos concentrarnos en no ingerir alimentos con exceso de azúcares, por ejemplo golosinas, pasteles, chocolate tratado, etc. Si necesitamos azúcares, porque a veces nuestro cuerpo nos lo pide, podemos ofrecerle alimentos que contengan azúcares naturales como la fruta o los zumos. Los hay en todos los supermercados, sólo tenemos que buscar la frase “sin azúcares añadidos”.

No se recomienda durante la cena

Si nos quitamos el exceso de hidratos de carbono, grasas y azúcares, ¿qué nos queda en la cena?, pues fácil, las proteínas. Debemos tomar alimentos con muchas proteínas y que sean bajos en grasas. Varios ejemplos claros son los siguientes:

  • Carnes: pechuga de pavo o pollo, carne roja baja en grasa.
  • Pescados: salmón, merluza, bacalao, langostinos.

Ya veis que, con el simple hecho de variar un poco la cena, hay personas que pierden esos kilos de más que les sobran. Recordad que nunca debemos acabar llenos tras la cena, además de perjudicial por añadir esos hidratos de carbono que ya no son necesarios a esas horas, nos afectará en la calidad del sueño. Podríamos no dormir en un par de horas por esta cena tan copiosa. Tened en cuenta que la forma más sana de cocinar estos alimentos es a la plancha, al vapor o cocidos.

Si miramos bien y detenidamente, no hace falta exigirse y meterse en dietas descabelladas que podemos encontrar por Internet. Podemos seguir desayunando como reyes, comiendo como los herederos al trono y cenar, no tanto como un mendigo, pero si algo más sano que de costumbre. Una cena baja en hidratos, grasas, azúcares y justa en calorías nos hará perder esos kilos que en este verano estamos ganando casi sin quererlo.

    COMPARTIR TWITTEAR

    3 comentarios

    ¿Algo que decir? ¡Deja tu huella!

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs