Trucos para afrontar tu primera salida trail running

Trucos para afrontar tu primera salida trail running

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Corriendo a través de la montaña

Corriendo fuera de la carretera puede ser agotador al principio, y nos puede tomar hasta dos y tres veces más que una carrera normal, sobre todo en las primeras salidas. Es aconsejable dejar el ego en casa, bajar el ritmo y centrarse en la búsqueda de un nuevo ritmo de trabajo. En cuestión de semanas, seremos capaces de ejercitarnos corriendo sobre las colinas donde al inicio simplemente caminábamos. Aquí hay algunos consejos que podrían ayudarte.

Usar los brazos

Cuando corremos cuesta arriba podemos utilizar los brazos para ayudarnos en este esfuerzo, para que nuestro corazón no bombee tan fuertemente. Al mismo tiempo podremos mantener el equilibrio, teniendo los codos ligeramente más anchos y más lejos del cuerpo en los tramos técnicos y de descenso. Un tronco alto, hombros relajados y pecho elevado permitirá que los pulmones se expandan completamente para obtener así oxígeno extra.

Estar centrado/a

Al igual que en el esquí alpino o el ciclismo de montaña, en esta disciplina del running encontraremos una línea segura en los terrenos observando bien unos pasos delante de nosotros. Puede ser tentador mirar a tu alrededor o al reloj o smartwatch de última generación mientras corremos, pero es aconsejable hacerlo únicamente cuando el camino es llano y previsible, o al tomar descansos.

Vestir bien es importante

Esto no hace falta que lo diga, pero hay gente que sale a la montaña con calzado y ropa inadecuada para ello. Unas zapatillas dedicadas al trail running se pueden encontrar en cualquier tienda deportiva, unos pantalones largos, finos y frescos, una camiseta transpirable y, si salimos con frío, algún gorro o braga para el cuello. No podemos olvidar ir bien hidratado antes, durante y después de la carrera.

Calzado adecuado para el barro

Desarrollar la fuerza

En nuestro entrenamiento semanal, es importante incluir ejercicios para trabajar el equilibrio, la fuerza y ​​la agilidad para que estemos listos para hacer frente a imprevistos (raíces de árboles, arena y terreno irregular) en el camino. Añadir éstos en su programa de fuerza:

  • Pararse sobre un pie unos 35-45 segundos, mantener el torso recto. Repetiremos 4 veces el mismo ejercicio. Podremos sostener algunas pesas cuando esta actividad se hace más liviana. Incluso sobre una toalla doblada varias veces y, estando descalzos, mantendremos el equilibrio unos 60 segundos a un pie.

  • Con los pies a la anchura de las caderas, daremos un paso exagerado hacia delante sobre una toalla doblada como antes. Mantener el equilibrio con el tronco recto. Doblar la rodilla delantera hasta unos 90º hasta el el muslo quede paralelo al suelo. Esto durante unos 10 segundos y repetimos entre 12 y 15 veces. Podemos alternar entre piernas cada pocas repeticiones.

Ajustamos el ritmo

Esto es algo evidente. No debemos ir más rápido cuando subimos una cuesta o cuando la bajamos que cuando vamos en llano. Está claro que la gravedad es una fuera enemiga del runner, pero en este punto debemos tener cuidado. Mucha gente se esfuerza más para subir una cuesta y se relaja para bajarla. Debemos adaptarnos a cada trabajo que se nos pone delante. Nuestra intensidad subirá y bajará, ya que el trail running es una actividad de trabajo de intervalos, pero siempre debemos mantener el mismo ritmo de carrera.

Ahora que conocéis un poco más estos consejos para una buena primera salida de trail running, queremos que nos comentéis cómo os ha ido, si habéis seguidos nuestros trucos y si tenéis pensado repetir algún otro día. En mi humilde opinión, el trail running atrae a mucha gente y cada día a más, y yo soy una de esas personas.

Archivado en Consejos, Hidratación, Intensidad, Montaña, Ritmo, Trucos, Zapatillas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs