Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El efecto sorpresa, clave para evitar estancarse

Aislamiento de bíceps con barra

Si hay algo de lo que debemos estar agradecidos es del cuerpo que tenemos. El cuerpo humano es sabio y es capaz de cosas increíbles que parece que están fuera de nuestro alcance. Precisamente por eso, nuestro cuerpo se adaptará de la mejor forma posible a lo que nosotros le pidamos, no obstante, eso puede ser contraproducente para conseguir los retos que nos hemos propuesto. Si siempre realizamos los mismos ejercicios, usamos la misma rutina o aplicamos la misma intensidad nuestro cuerpo encontrará la forma de ejecutar ese trabajo sin tener que evolucionar, así que, la mejor forma de hacer que el cuerpo no se acomode y forzarlo a evolucionar es el llamado “efecto sorpresa”.

El “efecto sorpresa” es básicamente un cambio más o menos radical dentro de nuestro entrenamiento, ese cambio puede ser en la realización de ejercicios, la intensidad, la duración o incluso los descansos. Estos cambios crearán nuevas necesidades a nuestro organismo que lo obligarán a evolucionar para cubrir las nuevas necesidades. Esto es aplicable a la mayoría de deportes, aunque normalmente se asocia al fitness y, por consiguiente, al desarrollo muscular.

Pero ¿qué cambios realizar? ¿con qué frecuencia? bien, esto es algo relativo. No obstante vamos a dar unas pautas básicas para que toméis como referencia:

  • Ejercicio: Para entrenar el mismo músculo cambia los ejercicios a realizar. No hagas siempre los mismos ejercicios, aunque trabajen la misma zona, siempre hay matices entre los diferentes ejercicios. No recomendaría realizar la misma rutina durante más de 3 meses seguidos sin hacer ninguna modificación.

  • Material: ¿Siempre te ejercitas en máquina? ¿eres más de pesa libre? ¿has probado las kettlebells? En la variedad está la clave, ves haciendo variaciones en el material utilizado para enriquecer tu entrenamiento.

  • Intensidad: Entendiendo que la intensidad tiene dos variables, como son: peso y repeticiones. Modificar de forma periódica una de estas variable obligará al músculo a evolucionar para poder responder a las necesidades. No te aprendas de memoria el peso de cada ejercicio ¡progresa!

  • Descanso: Si llevas muchas semanas seguidas entrenando muy intensamente y con el mismo descanso, tómate una semana sin apenas entrenamiento. O cambia tu clásico entrenamiento por un deporte. Notarás como la vuelta a la rutina te hace progresar más.

  • Dieta: Añade comidas trampa en tu dieta si eres muy estricto durante toda la semana. Estos cambios harán que tu organismo entienda que recibe una ingesta de alimentos variada.

  • Compañero: Esto puede parecer que no tiene mucha ciencia, de hecho, no tiene nada de ciencia detrás. No obstante por mi experiencia personal, entrenar con diferentes compañeros enriquece y motiva a partes iguales. Como en la vida, cada uno tiene una personalidad, y algunos compañeros pueden incentivar tu motivación y hacerte progresar en mayor medida.

Ya hemos visto como los cambios son positivos y pueden hacernos mejorar y rendir en mayor medida. Además de todo lo que ya hemos comentado debemos recordar que los cambios harán de nuestro entrenamiento algo más ameno y divertido. La rutina puede ser un enemigo, debemos buscar siempre algo que nos ayude a ser mejores que el día anterior.

Última actualización: 12 de September, 2012

Jaume Lahoz

Foto Jaume Lahoz

Emprendedor, socialholic, apasionado de las nuevas tecnologías y las relaciones humanas. Deportista, crossfiter y runner. "Go hard or go home". Podéis seguirme en Twitter o en About.me

Sigue leyendo