Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Los aislamientos como forma eficaz para el aumento de la masa muscular

Tenemos ejemplos de hombres en el mundo del culturismo que han conseguido llegar a tener un cuerpo diez para esa disciplina, sólo a base de el uso correcto de mancuernas y poleas.

Podríamos estar hablando horas sobre los grandes brazos de Flex Wheeler o el portento de Shawn Ray, así como del resultado que han conseguido con esa estética perfecta y sin un desarrollo muy exagerado, pero mejor centrémonos en vosotros, los lectores de SportAdictos que sois los interesados en este escrito.

Foto de Flex Wheeler

Aislamiento y concentración

Bien, no hay nada nuevo que vaya a decir aquí, y a lo mejor algunos de vosotros ya ha oído hablar acerca de los aislamientos pero, ¿qué son y para qué sirven? Pues muy sencillo, un aislamiento se produce cuando queremos concentrar todo el movimiento y la fuerza de un determinado ejercicio en una zona del cuerpo en especial o músculo exclusivo.

Eso se consigue con una postura y colocación correctas.

Concentrar el ejercicio en una zona será beneficioso si entre nuestros objetivos más primordiales está el de aumentar una masa muscular concreta.

Pero no vayáis a pensar que podremos trabajar ambos lados del cuerpo al mismo tiempo, sino que la palabra aislamiento significa que únicamente tendrá lugar el movimiento en uno de los laterales.

En ocasiones no habrá más remedio que utilizar ambos lados para llevar a cabo el ejercicio.

Trabajo de aislamiento por zonas

Muchos son aquellos que no entienden y quieren hacer ver a los pupilos cómo desarrollan su masa con ejercicios desacertados totalmente, pero aquí estoy yo para ayudaros en la medida de lo posible y guiaros en el camino correcto.

Bíceps: éstos estarán mejor trabajados si se aíslan haciendo recaer todo el peso de mancuernas en ellos.

Sólo os pido que probéis a hacer algunas series de bíceps sin tener que tirar de espalda, hombros u otro grupo muscular que no sean los primeros.

Haced una serie con barra de pie y otra de predicador a un brazo.

Con la primera no aislaréis bien el bíceps y trabajaréis el resto de músculos (hombros, espalda y trapecio), pero con la segunda os aseguro que la cosa cambia, os daréis cuenta.

Cuanto más aisléis los músculos, mayores y mejores serán los resultados al final. No intentéis movimientos raros, porque el aislamiento total es imposible, siempre va a haber algún músculo que ayude a otro en el recorrido, pero es importante saber que se puede trabajar cada uno al 80 %, cosa que normalmente ronda el 50 o 60 %.

El cuerpo está construido para que todos los músculos se apoyen entre sí.

Aislamiento de bíceps con barra

Cuádriceps: para este grupo muscular el ejercicio de extensión de piernas hasta fundirlas es idóneo, así como las sentadillas y la prensa sentado.

Estos músculos son muy difíciles de aislar por completo, así que haremos lo mejor posible los movimientos y mantendremos bien las posturas necesarias para ello durante toda la actividad.

Realizar zancadas son también una tarea difícil pero muy efectiva, y las podremos realizar con pesos o sin ellos, igual que las sentadillas.

Femorales: este tipo de músculo suele sufrir lesiones muy a menudo entre los deportistas de deportes como fútbol, balonmano, o baloncesto, donde el salto está muy presente.

Así que para una correcta concentración y aislamiento, deberemos utilizar en mayor medida el curl de bíceps femoral en máquina, tumbado, sentado o de pie, y siempre con una pierna y después la otra.

Hombros: este grupo muscular está formado por la parte inferior, media y superior. Tres músculos muy juntos el uno del otro y, por tanto, no podrán aislarse 100 % el uno del otro.

Los mejores ejercicios serán las elevaciones utilizando mancuernas o las poleas de un gimnasio.

Curl femoral tumbado en máquina

Espalda: en ella se encuentran infinidad de músculos, todos ellos importantes para mantener una postura erguida, natural y correcta.

Así que deberemos cuidar bien su ejercitación. Para trabajar esta zona será necesario utilizar los brazos, ya que son la conexión con la espalda, al igual que la cadera.

Ejercicios como los jalones tradicionales o el remo a un brazo con polea ayudarán a la hora de aumentar la masa muscular de la zona cervical y dorsal.

Tríceps: cuando vayamos a trabajar estos músculos, la extensión con mancuerna por detrás de la nuca, tanto sentado como tumbado, permite que el peso únicamente recaiga sobre el tríceps.

Deberemos utilizar el equilibrio muy bien del brazo para no hacernos daño. Para ello, nos ayudaremos del otro brazo, sujetando el que trabaja en cada momento.

Machacad cada músculo con todo el peso que podáis soportar durante unas cuantas series. Os costará adaptaros al ritmo que debéis conseguir, pero en un par de semanas estaréis afincados en un rutina de ejercicios de aislamiento total que os harán aumentar la masa muscular de las zonas a las que dediquéis más tiempo.

Los pesos irán aumentando gradualmente, según la persona y el ritmo que lleve. Unas series de entre cinco y ocho repeticiones sería lo idóneo.

Si lo probáis, ya me contaréis.

Última actualización: 23/12/2019 a las 12:12

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo