Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Perder peso en poco tiempo puede acarrear problemas

Una vez más llegamos a esta época en la que cada vez más empresas privadas y nutricionistas de pacotilla nos intentan vender una serie de dietas milagrosas, las cuales nos ayudarán a perder bastante peso en tan sólo unas semanas. Es cierto que nos desharemos de esos kilos de más que hemos ganado en vacaciones, pero más importantes aún son los problemas que sufriremos durante y posteriormente a estas dietas tan estrictas.

Cinta métrica y tenedor

Nuestro metabolismo debe adaptarse de una forma pausada y lenta a la pérdida de peso progresiva que queremos conseguir. De lo contrario, y si forzamos a nuestro organismo, el hipotálamo se verá afectado, provocando una alteración a nivel emocional, como irritabilidad, pérdida de apetito o falta de sueño en los mejores casos. Esto es debido a que, al recibir menos energía de los alimentos que no tomamos en la dieta, se incrementa la fatiga y la deshidratación. Si alargamos en el tiempo este concepto, daría lugar a una fatiga crónica.

Problemas que podremos sufrir

  • Nuestra piel quedará más flácida y con estrías, al haber disminuido la grasa en tan poco tiempo, no dando lugar a una adaptación lógica y normal de la piel con el interior del cuerpo.

  • Los problemas de hígado originarán cálculos biliares, que no son otra cosa que el origen y crecimiento de materias sólidas y pueden ser tan pequeñas como granos de arena o, en ocasiones, ocupar toda la vesícula. Este problema es también llamado colelitiasis.

  • Nuestro cabello también sufrirá los efectos de estas dietas agresivas. Perderemos parte del mismo y se nos debilitará debido a la poca inclusión de proteínas en las dietas.

  • Al no alimentarnos debidamente y no comer de todo un poco (que desde aquí recomendamos encarecidamente), pueden venir problemas como los estreñimientos. Dejando varios días sin ir al baño para aguas mayores. Sin embargo, una dieta tan severa podría ocasionar el efecto contrario, que todo lo que tomamos lo echáramos y el cuerpo quedase sin reservas para funcionar correctamente. De ahí vendría otros tantos problemas.

Lechuga como dieta

  • De lo que más se queja la gente que sigue este tipo de dietas “milagro”, es de los dolores de cabeza que sufren a menudo. Esto es por la falta de alimentación. Para paliar este problema solemos tomar fármacos como ibuprofeno, aspirina o naproxeno. Sin embargo el abuso de éstos puede, en determinadas circunstancias y personas agravar el dolor. Éstos podrán ser utilizados en dolores leves pero si van a más, acudir al médico es lo más recomendable.

  • Los deportistas son los que menos falta les hará realizar una de estas dietas, ya que su forma de vida ya les ayuda a perder peso o mantener el que ya tienen, así como mejorar su tono y fuerza muscular. Justamente estos dos aspectos son a los que dietas como estas afectan en gran medida. La pérdida de fuerza muscular y la debilidad ósea, provocarán a corto-medio plazo lesiones graves.

  • Si se siguen dietas severas, problemas fisiológico-psíquicos como la anorexia o la bulimia se darán cita. Así que no debemos pesarnos todos los días, agrava nuestra obsesión por el peso que tenemos y el que queremos perder, y deriva en este tipo de enfermedades.

Así que las personas con problemas cardíacos, cálculos de vesícula, riñones tocados, diabetes, gastritis u otras patologías no deberían seguir una de estas dietas tan famosas que nos pueden embaucar a través de la televisión, Internet o cualquier otro medio de comunicación masiva. La mejor opción antes de nada es consultar a tu médico de cabecera.

Última actualización: 21 de September, 2012

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo