Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Salvado de avena: Fibra y nutrientes para el desayuno

A pesar de que es un alimento que se está poniendo muy de moda en algunas de las famosas dietas milagrosas, es un producto que ha estado durante muchos años destinado a la alimentación de los animales domésticos.

No hace falta retroceder siglos, cuando nuestras abuelas hacían el pan en casa, tras cernir la harina, ésta se utilizaba para alimentar los animales que tenían, desde caballos a gallinas.

Pero en la actual sociedad, llena de productos refinados, el interés por añadir fibra a la dieta está haciendo que este producto cada vez sea más fácil de encontrar en las tiendas y herbolarios.

Esto añadido a que algunas dietas le atribuyen propiedades curativas y exacerban su consumo, provocan en algunas ocasiones problemas intestinales.

Avena en un tazón

El salvado de avena tiene una buena distribución de macronutrientes, destacamos su elevado contenido en proteínas, (17 gramos por cada 100 de producto) sobre todo para ser un cereal que aporta gran parte de los aminoácidos esenciales, y que si queremos formar una “proteína completa” para completar el perfil aminoacídico del plato, podemos añadir, por ejemplo, leche semidesnatada.

También destaca, y en gran medida, por su gran contenido en fibra (unos 15 gramos por cada 100), perfecta para evitar el estreñimiento, evitar la descomposición de alimentos en el tracto gastrointestinal al ayudar al peristaltismo (las contracciones del intestino para que avancen las heces), aumentar el tamaño de las heces y ablandarlas haciendo más fácil su eliminación y con ellas muchas de las toxinas que sin querer tomamos junto con los alimentos.

Estos dos últimos aspectos tienen una gran importancia, ya que al eliminar las toxinas más rápido y aumentar el volumen fecal, dejamos menos tiempo para que dañen nuestras células del intestino y hacemos que esas toxinas viajen recubiertas de la fibra y así no produzcan, con el paso del tiempo, uno de los cánceres que más azotan nuestra sociedad como es el cáncer de colon.

Además, la mayoría de su fibra es fibra soluble, muy importante, ya que este tipo de nutriente es capaz de absorber parte del colesterol que tomamos en la dieta y eliminarlo.

En algunos individuos incluso se ha llegado a reducir los niveles de colesterol hasta un 10%.

Fuerte dolor de estomago.

Tiene escasas grasas saturadas predominando en su composición los ácidos grasos insaturados, en particular el Omega-6.

Contiene bastantes minerales y vitaminas, entre los que destacamos los más importantes, como son el manganeso, selenio, que sirve para mejorar la elasticidad de tejidos y fósforo, que interviene en muchos procesos del metabolismo como el transporte y almacenamiento de energía, así como la formación de fosfolípidos necesarios para mantener la cohesión de la membrana celular.

Pero no debemos tomar este producto como un alimento tal cual, sino más bien como un complemento alimenticio para enriquecer los platos, en especial el desayuno, ya que su contenido en carbohidratos, sin apenas azúcar, contribuirán a mantenernos con energía durante toda la mañana y así poder llevar a cabo las acciones de la vida cotidiana.

No se debe tomar en grandes cantidades, ya que puede provocar hinchazón, diarreas, y flatulencias, por eso sólo con añadir 2 ó 3 cucharadas en nuestro yogur, tazón de leche o incluso con el café nos ayudarán a beneficiarnos de todas sus propiedades, sin tener problemas de salud que nos hagan eliminar este alimento de nuestra dieta.

Y tú, ¿te animas a tomar salvado de avena? A mí particularmente me encanta añadirlo a los bizcochos y así hacerlos un poco más nutritivos.

Última actualización: 16/03/2014 a las 11:14

Justo Fernandez

Foto Justo Fernandez

Estudiante de 2º de Medicina en la Universidad de Granada. Enamorado de los deportes de resistencia y apasionado del Fitness. Amante del ciclismo, y encantado con la montaña. No creo en las rutinas o una dietas, creo en los estilos de vida. Solo con constancia y trabajo conseguirás tus objetivos.

Sigue leyendo