Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo definir el pectoral con buenos hábitos alimenticios y deportivos

Imagen destacada

Siempre hemos dicho que para definir nuestra musculatura deberemos llevar a cabo un trabajo constante en nuestro día a día. Esta tarea no es nada fácil y supondrá algunos cambios en nuestra alimentación y hábitos de vida. Para conseguir una buena definición y de la manera más rápida posible, deberemos sacrificar algunos alimentos a ciertas horas, así como ser continuados en lo referente al ejercicio físico. Nada se consigue por arte de magia.

Cómo afecta lo que comemos

Cuando nos alimentamos a nuestras horas habituales, ya sean las cinco comidas típicas (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena), nuestro cuerpo se acostumbra y tiende a no acumular reserva de calorías en el hígado, ya que el metabolismo indica que recibimos las porciones justas y constantes que nuestro organismo necesita. De este modo la grasa de algunos alimentos se aprovecha o es desechada.

Pecho masculino definido Por otro lado, si cambiamos bruscamente nuestros hábitos alimenticios, el cuerpo lo notará y mucho. Este descontrol significa no comer a la misma hora cada día, saltarse comidas, etc. y por este motivo nuestro cuerpo se protege del mismo modo que hace el metabolismo de los osos cuando hibernan, almacenando todas las calorías posibles en forma de grasa. Esto se hace para tirar de esas reservas de energía cuando no haya alimentos entrantes. Por ello el primer paso para quemar grasa es comer con una frecuencia constante y lo más saludable posible.

Cuando esas reservas calóricas del hígado son ingeridas en su totalidad, se suelta a la sangre un aminoácido llamado L-Carnitina que anima todo nuestro cuerpo convirtiendo las grasas de reserva en calorías para poder afrontar la falta de energía. Esta fase de déficit de alimentos se llama anaeróbica. Para acelerar este proceso existen cápsulas con este aminoácido que deben ser tomadas tres veces al día 15-30 minutos antes de cada comida principal, con dos vasos de agua y durante únicamente las primeras dos semanas del proceso de quema de grasas.

Qué ejercicios realizar para ello

La quema de grasas es complicada y puede llegar a durar meses, pero con constancia todo se consigue. Para quemar la grasa localizada en la zona del pecho son necesarios los ejercicios cardiovasculares como correr, caminar y trotar, bicicleta, elíptica, clases dirigidas como Aeróbic, Zumba, Step, Body Combat, etc. Estos ejercicios mantienen a todos los músculos en movimiento acabando con las reservas calóricas durante los primeros 15-20 minutos de ejercicio. Tras esta primera fase se han agotado las reservas y parece que nos cansamos algo más que antes, se nos ha terminado la energía y nuestro hígado se pone en marcha cogiendo las grasas acumuladas y transformándolas en energía.

Ejercicio de pecho: Press de banca

Esta fase será la denominada anaeróbica, en la que ya no sentimos cansancio. Se recomienda correr o trotar 15-20 minutos tras el agotamiento de reservas de calorías, es decir, estaremos hablando de un total de 30-40 minutos de ejercicio cardiovascular. Con ello garantizamos unos 15-20 minutos de quema de grasa. También hemos de decir que recomendamos realizar ejercicios aeróbicos con cambios de intensidad cada cinco minutos. Por ejemplo: 5 min. corriendo, 5 min. trotando, 5 min. andando, 5 min. corriendo, etc. Estos cambios de ritmo varían nuestro metabolismo y quemaremos aún más grasa.

En otro orden, recomendamos también ejercicios realizados con peso libre y/o aparatos de gimnasio. Para ello debemos tener muy claro que sólo podremos hacer ejercicios para definir o marcar los músculos y no para coger volumen en los mismos. De este modo con menos peso y un mayor número de repeticiones estaremos reafirmando los músculos y definiendo correctamente, y con un mayor peso y menos repeticiones estaremos ganando en grosor y volumen. El número de repeticiones y peso escogido en cada máquina, mancuerna o barra dependerá de cada uno. Pero a groso modo, si sois capaces de terminar correctamente entre 20-25 repeticiones y cuatro series, sería lo idóneo.

Es recomendable también utilizar una faja térmica en la zona del pectoral, con una sudadera, siempre durante los ejercicios cardiovasculares. En el resto no hace falta. Con ella notaremos como hemos sudado muchos más, sobre todo por el pecho, ya que ahí se han retenido líquidos con esta faja.

Última actualización: 4 de enero, 2013

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo