Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Beneficios del entrenamiento en el medio acuático

Fitness Acuático

Realizar un trabajo de fuerza en el agua es enormemente efectivo sobre todo cuando existe algún tipo de dolencia física, ya que el propio medio acuático ejerce una resistencia sobre el cuerpo la cual te permite hacer un entrenamiento óptimo sin utilizar implementos o utilizar pocos.

Para empezar a entrenar en una piscina, tenemos que tener en cuenta una serie de factores porque así podremos enfocar nuestro entrenamiento de una u otra forma, por ejemplo, muchos médicos dicen que lo mejor para la espalda es la natación, es verdad, pero si sabes nadar bien, cierto es que uno de los fines después de hacerte unos cuantos largos en una piscina, es que salgas relajado pero para que se dé esa situación, tienes que saber nadar bien, llevar la respiración acompasada, mirar al frente no al fondo ya que al girar la cabeza para coger aire harías una rotación muy brusca de las cervicales y se resentirían, al finalizar la sesión en la piscina o bien a lo largo de los días y lo que pensabas que era un ejercicio óptimo, se ha convertido en algo perjudicial a la par que doloroso.

Niña Agua

Antes que nada debemos saber si el entrenar en el agua va a ser beneficioso o perjudicial para nuestro entrenamiento. Prácticamente en todos los casos, el entrenamiento en el medio acuático es beneficioso, trabajas toda la musculatura, grupos grandes como la espalda o las piernas y grupos más pequeños, con los hombros e incluso antebrazos, trabajas la zona abdominal, recto abdominal y oblicuos.

La realización de diferentes ejercicios dentro del agua se ha convertido en una revolución en la industria del fitness, permite realizar una gran cantidad de ejercicios con la ventaja de que en tierra serían un tanto complicados a la hora de realizar. Proporciona grandes beneficios a la hora de entrenar ya que mueves toda la musculatura sin necesidad de cargar peso sobre las articulaciones, es decir, se elimina el estrés articular, motivo por el cual, el riesgo de lesiones es casi nulo, todo ello debido a la flotabilidad, de manera que el peso corporal en ella podría llegar a ser hasta un 90% menor que el peso corporal en tierra.

Antes de nada, haz, fuera del agua, una serie de estiramientos de los principales grupos que vas a trabajar, cuádriceps, isquiotibiales, hombro y espalda.

Una vez en el agua, repite los mismos estiramientos, no te metas de golpe, si no que ve poco a poco, mojándote despacito, adáptate despacio al nuevo medio en el cuerpo no está acostumbrado a trabajar.

Niño Agua

Si sabes nadar correctamente, haz un calentamiento global en la piscina, haz unos cuantos largos en los que, además de calentar, harás ejercicios de movilidad articular que te serán de utilidad en el resto de la sesión. Si no sabes nadar o no nadas bien, podrás correr dentro del agua, notarás que, debido a la resistencia del medio, te costará hacerlo pero también notarás el esfuerzo que tus piernas van haciendo a medida que pasan los minutos.

Para el resto de la sesión, has de tener en cuenta que es el agua la que va a ejercer la resistencia al músculo, por lo que, los ejercicios se ejecutarán por debajo de la línea de flotación, has de procurar tener fuera del agua solamente el cuello y la cabeza ya que de esta manera, la temperatura de tu cuerpo no variará bruscamente.

¿Qué? ¿Te animas a probar una clase en el agua? ¡Seguro que te encanta!

Última actualización: 13 de marzo, 2014

Ofelia Aláez

Foto Ofelia Aláez

Soy entrenadora personal, instructora de Actividades Dirigidas, especialista en step avanzado y durante varios años me he dedicado a la gestión deportiva. Pongo pasión en todo lo que hago porque es la única manera de que los proyectos salgan adelante. En continua formación.

Sigue leyendo