Step, escalón, trasto infernal pero siempre banquito ¡hablemos de sus beneficios!

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Step empezó a tener sus adeptos en nuestro país allá por los años 90, desde entonces, ha evolucionado mucho, tanto que ya no tiene nada que ver con lo que era cuando empezó. En los más de veinte años que tiene de vida, el step ha pasado por numerosas evoluciones hasta convertirse en lo que hoy es, los básicos y las rodillas dieron paso a mambos, chassés, contratiempos, frases cruzadas y mil cosas más que son las que han convertido el step en lo que es hoy, y gracias a esa evolución, hoy conocemos, la magia del step.

ofelia step El step es un tipo de ejercicio aeróbico que invadió los gimnasios de todo el mundo allá por los años 90, su nombre significa “paso” o “escalón” y, durante mucho tiempo, el step no fue más que subir y bajar de una plataforma con básicos y rodillas al ritmo de la música.

Su origen y popularidad, deben atribuirse a Gin Miller, una instructora de aeróbic que, tras una lesión, le dijeron que para rehabilitarse, debería subir y bajar escalones. En tres años, descubrió 250 formas de subir y bajar y, en 1986, vendió su idea a Reebok que lo empezó a promocionar. step reebok recortado El step ha evolucionado mucho desde sus orígenes, en España, concretamente, tenemos a varios de los mejores presenters a nivel mundial, con una pedagogía muy cuidada y unas progresiones tratadas con esmero.

Ahora bien, después de toda esta evolución, se sigue manteniendo una serie de objetivos y beneficios en todas las clases de step del mundo que son los siguientes.

– Componente cardiovascular, trabajamos el corazón, ese músculo que tenemos en el pecho que tantos disgustos nos da a veces y tantas alegrías otras.

– Tonificación del tren inferior, subimos, bajamos, rodilla arriba, desplazamientos… vamos, que en una clase de step, no estamos quietos ni un momento; nuestras piernas están en continuo movimiento así que, inevitablemente, las trabajaremos, además, con ese subir y bajar, haremos un trabajo para prevenir la osteoporosis el ejercicio de impacto ayuda a prevenirla.

colectiva – Coordinación, sí, nos aprendemos a mover, unos antes y otros después, primero giramos cuando no debemos, luego, iremos a la derecha en vez de a la izquierda, cuando haya que ir arriba, iremos abajo… creeremos que tenemos dislexia mental, pero no, es falta de coordinación. Después de mucho insistir, y de ir a muchas clases de step, como por arte de magia, te empezarán a salir las cosas, y empezarás a disfrutar con tan sólo subir y bajar.

– Revolución hormonal, secretaremos una serie de hormonas que nos dejarán en un estado de felicidad único, si tenemos suerte, algún día estaremos tan cansados después de una clase, pero hasta el punto en el que el simple hecho de pensar en una repetición más, hará que nuestra cabeza diga que no, pero que nuestro corazón diga que sí y nuestros pies, escuchando únicamente a lo que nuestro corazón nos diga y volviendo a empezar la coreografía.

Os dejaré a continuación, una versión de un poema que Juan Ramón Jiménez le dedicó a la poesía como pasión de su vida y que yo adapté al step, pasión de la mía.

Vino primero alzado con dos alturas,
vestido de inocencia;
y lo amé como un niño.

Luego se fue complicando
de no sé qué inserciones y particiones;
y empecé a gozarlo sin saberlo.

Llegó a ser mi rey
fastuoso de tesoros…
¡Qué iracundio de mambos y chassés!

…Mas se fue complicando
y yo le sonreía.

Se quedó con la base
de su inocencia antigua.
Creí de nuevo en él.

Y se quitó las bases
y apareció desnudo todo.
¡Oh pasión de mi vida, step
desnudo, mío para siempre!_

¡Gracias Juan Ramón Jiménez!

Archivado en diversión, escalón, Gin Miller, Osteoporosis, Reebok, Rehabilitación, Step
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs