Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Consejos para cuando nos duelen las piernas antes de salir a correr

Hombre corriendo por el campo

Muchos son los días que queremos salir a correr pero nos aparecen unos molestos dolores en el tren inferior que nos quitan las ganas de salir ese día o que nos dificultan mucho la realización de nuestra actividad favorita.

Esto puede ser producido por un sobre entrenamiento, por contracturas o por otras actividades deportivas previas. Pues bien, para estos días os vamos a dar algunos consejos para realizar deporte de forma segura y evitar lesiones.

Ante todo tenemos que tener en cuenta que si al hacer deporte nos sigue doliendo o aumente el mismo, lo mejor sería dejarlo y seguir el día siguiente.

Masajea las piernas antes de empezar. Y es que unos masajes en la zona antes de empezar el ejercicio restablece la circulación sanguínea, relaja los músculos y calienta los mismos, facilitándose así el poder realizar la actividad deseada.

También puede solucionar la aparición de los famosos y dolorosos nudos musculares.

Mujer corriendo por el campo

Realiza un estiramiento más prolongado y específico.

Normalmente tenemos que realizar un buen calentamiento antes de realizar cualquier actividad física, pero si además tenemos ciertas dificultades, estos calentamientos tienen que aumentarse tanto en tiempo como en cantidad.

Si tenemos conocimientos de cómo podemos calentar zonas específicas, deberíamos ponerlos en práctica para los músculos más afectados por las dolencias y prevenir así una posible lesión.

Utiliza estiramientos dinámicos. Una vez que los músculos están calientes y duelan menos, podemos realizar este tipo de estiramientos para acabar de preparar la musculatura de cara al entrenamiento.

Incluso después de éstos, podemos realizar una o dos series de 20 sentadillas sin peso.

Busca lugares menos exigentes para tu musculatura. El golpeo del pie contra el suelo nos puede hacer notar molestias en toda la musculatura de la pierna, por lo que una buena recomendación sería buscar superficies más blandas para correr y dejar el asfalto para otro momento.

Otro buen consejo sería buscar itinerarios menos exigentes ya que si corremos con lugares con mucha inclinación le podemos estar pidiendo demasiado a nuestra musculatura.

Aumenta tu cadencia. Realiza tu carrera con más pasos por minuto (BPM). Si corres a 140 BPM o 160 BPM, prueba de ir a 180 BPM o 190 BPM.

Notarás cómo tu musculatura no sufre tanto y el dolor desaparece o al menos aminora. Así también conseguimos un menor ritmo o velocidad, exigiéndole menos a nuestra musculatura.

Con estos simples consejos se puede continuar con el entrenamiento previsto para el día y podremos protegernos de algunas lesiones muy comunes en el mundo de los corredores aunque como siempre cada deportista tiene sus trucos.

¡Cuéntanos tus experiencias!

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo