Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Te enseñamos a tratar tus esguinces y elongaciones de tobillo

Lesión de tobillo en el campo

La mayoría de vosotros habréis sufrido alguna vez una torcedura en el tobillo, izquierdo o derecho. Esta es una de las lesiones más comunes que existen, y suele darse en los deportistas que se están iniciando, porque no tienen esta zona bien desarrollada y fuerte.

Resulta, por lo general, difícil de recuperar si no se toman las medidas oportunas, necesarias y correctas en su tratamiento.

Vamos a enseñarte un poco más sobre esta lesión tan común en el mundo del deporte.

Diversas razones

Una distensión, elongación o esguince de tobillo siempre se va a producir porque hemos llevado esta zona a sobrepasar los límites naturales de sus movimientos.

Siendo el astrágalo el único hueso unido a la pierna a través de los ligamentos, un esguince de tobillo dependerá de si el movimiento del astrágalo ha sido excesivo con respecto a la pierna y el pie.

Por otro lado si hemos sufrido una torcedura grave en el tobillo, puede que tengamos los ligamentos que lo unen a la pierna algo dañados y el astrágalo un poco desplazado, limitando así los movimientos del pie.

Si nuestro astrágalo sigue en posición semi-fija quiere decir que no está curado del todo el esguince. Esto lo notaremos si dejamos el pie ‘muerto’ y no adapta su posición inicial natural como antes de la lesión, aunque no sintamos dolor alguno.

No es fácil detectar este cambio para alguien que no hacer deporte, pero para un corredor habitual sí.

Lesión de tobillo en carretera

Proceso de la lesión

En el tobillo tenemos ligamentos laterales que tiene doble función: la sujeción del tobillo y la de informar al sistema nervioso central nuestra posición corporal con respecto al suelo y ambiente.

El proceso de la torcedura ocurre en milisegundos y no nos damos cuenta de lo rápido que sucede y lo que pasa por nuestros interior en el momento de la lesión.

Y es que los receptores estimulados por la excesiva tensión que se ha provocado en los ligamentos del tobillo son los responsables de esta inseguridad secundaria que provoca la torcedura.

Menos mal que la lesión ocurre en tan poco tiempo, si fuera duradera, sufriríamos mucho más. En cuestión de pocos minutos el tobillo se inflama, e impide el apoyo del pie en el suelo.

Incluso algo más tarde no podremos realizar los movimientos más simples en el aire con el tobillo. Y ahora llega el momento de tratarnos la lesión si no queremos que llegue a mayores.

Tratamos una distensión de tobillo

Entrada a Leo Messi Los primeros días son los peores en cuanto a dolor refiere, ya que la lesión ocurre en caliente y al enfriarse, por no poder hacer actividad alguna, el dolor puede llegara ser insoportable. Durante los tres primeros días es recomendable poner hielo en la zona, dejando el pie elevado y en reposo todo el tiempo. Se aconseja vendar un poco el tobillo para evitar que se mueva en exceso. La ‘combinación ganadora’ sería: hielo, compresión con venda, elevación y reposo absoluto.

Conviene también estar revisando periódicamente la lesión yendo al médico o al fisioterapeuta, para ver si la gravedad a aumentado o, por el contrario, a disminuido.

Si es el primer caso, es posible que tengamos una fractura osea de menor o mayor grado. Para el tratamiento es aconsejable utilizar cremas antinflamatorias como Traumel durante la noche, y combinarla con los comprimidos del mismo nombre durante el día.

El mismo día de la lesión se pueden tomar hasta 5 comprimidos divididos en periodos de treinta minutos. Los días posteriores tres veces al día.

Pasada ya una semana desde la torcedura, y cuando el hinchazón haya bajado considerablemente, es posible utilizar un vendaje funcional, es decir, una venda que nos permita mover un poco el tobillo y poder caminar sin tanta limitación como al inicio.

Siempre debemos tener precaución durante estos días. Y en los días de rehabilitación, si los anteriores ha ido todo bien, deberemos utilizar ejercicios propioceptivos de equilibrio y movilidad articular leves.

Tratamiento del esguince

Los 3-4 primeros días son los peores, por ello debemos hacer lo mismo que con una distensión. Sin embargo, a partir del cuarto día desde el momento de la lesión, el tratamiento pasa a ser más activo.

Esto se traduce en que deberemos utilizar el trabajo manual en la articulación del tobillo para ayudar a bombear más la sangre por la zona inflamada.

Los movimientos consisten en tracciones y decoaptaciones indoloras del hueso desplazado, sólo si el médico lo aconseja previamente.

Y a partir del décimo día de tratamiento podremos hacer ejercicios propioceptivos con equilibrios en diferentes posiciones del pie lesionado.

Es importante que nos hagan un diagnóstico acertado de primera mano, ya que haciéndonos una placa radiográfica, observación de un especialista y valoración final del tratamiento a seguir.

Es necesario tomar estas medidas para volver cuanto antes a sentirnos de nuevo unos verdaderos/as deportistas.

Última actualización: 18/03/2013 a las 11:21

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo