Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

La educación deportiva como medida contra el sedentarismo

Familia practicando ciclismo

Todos sabemos que según las acciones que los padres realizan, las actividades de los niños se ven influenciadas, ya sea actividad física, alimenticia o cultural, pues en la etapa infantil, la vida de los más pequeños depende en gran medida de los adultos. Pero a pesar de que podemos determinar una mayor actividad cuando son muy pequeños, si el padre se mueve cuando los hijos sean algo mayores, estos también lo harán, y tendrán menos riesgo de ser sedentarios cuando crezcan, es decir, el beneficio no sólo es inmediato, sino que perdura aún cuando los peques llegan a la adolescencia.

Según arroja un estudio de la Universidad de la Rioja, un adolescente tiene cuatro veces más probabilidades de ser sedentario si sus padres nunca han participado en actividades físico-deportivas en su tiempo libre. Y no hablamos de ser padres y deportistas simultáneamente, sino de llevarlos a un parque cuando son peques, jugar con una pelota o una comba, o bien, andar al aire libre junto a los más pequeños de la familia.

Los adolescentes evaluados tenían entre 12 y 16 años y mostraron que si los padres utilizan su tiempo de ocio para involucrarse en actividades físicas o deportivas, ellos también tienen más probabilidades de hacerlo.

Familia dando un paseo en bicicleta por el campo

Esto puede deberse a que si empezamos a realizar actividad física desde pequeños con nuestros padres, vamos tomando cierto hábito con el tiempo que puede hacer que para nosotros, el ejercicio físico sea un “vicio” sano, y que continúe en el tiempo, pudiendo, a la larga, ser fomentado por el placer de poder pasar más tiempo con nuestras familia o por el simple hecho de sentirnos mejor con nuestro cuerpo.

En muchos casos los adolescentes percibieron que sus padres se preocupan más por los resultados académicos y restan importancia al tiempo dedicado a la actividad, algo a tener en cuenta porque somos los adultos de la familia los que debemos colocar en un lugar relevante la realización de ejercicio, no solo por la salud actual y, futura, sino por su función social, sobre nuestra autoestima y también, sobre el rendimiento intelectual.

Otro dato importante es que la mayoría de las células de nuestro cuerpo son creadas a edades tempranas, por lo que al hacer actividad física de pequeños es un método reconocido mundialmente para evitar el sobrepeso más tarde, siempre y cuando se complete con una alimentación sana y algo de ejercicio físico. Si no se realiza este tipo de actividades a edades tempranas, luego es más difícil eliminar este sobrepeso, ya que a nivel celular nuestro cuerpo está acostumbrado a crear más células adiposas y vacuolas de gran tamaño, que son las principales causas del sobrepeso.

En definitiva, si desde muy pequeños los padres comparten su tiempo de ocio con los hijos practicando algún deporte, jugando activamente, corriendo, pedaleando o andando, cuando los peques crezcan tendrán menos riesgo de ser sedentarios y más posibilidades de tener una vida sana y activa. ¡Cuéntanos tus experiencias!

Última actualización: 1 de April, 2013

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo