Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Bolt y Gay en una carrera

Para los amantes del deporte, la velocidad siempre es un factor muy importante, ya sea porque somos atletas y se trata de ser más rápidos que el resto, o, si somos futbolistas, por ejemplo, para darnos ese plus y llegar a la pelota antes que el enemigo.

La verdad es que todos envidiamos a esas personas que son más rápidas que el resto en esto del deporte, por lo que siempre está la duda de si se puede entrenar o también existen motivos genéticos.

Pues bien, la realidad es que, si bien, la velocidad se entrena y se aprende, hay numerosos factores que afectan a la velocidad de carrera, entre ellos, algunos que no podemos modificar y tienen que ver con nuestra morfología.

Entre los factores que afectan nuestra velocidad encontramos aquellos que son hereditarios y evolutivos, es decir, que nacen con nosotros y que no podemos entrenar o desarrollar después y también, hay cualidades modificables que podemos entrenar si buscamos ser más rápidos.

Factores no modificables

El sexo, ya que si bien hasta la pubertad no muestra diferencias, a partir de la pubertad las mujeres con su carga hormonal superan en velocidad a los hombres, pero después, por sus hormonas y su mayor porcentaje muscular, los hombres tienen más potencial para desarrollar mayor rapidez y velocidad de carrera.

Visión de los músculos del cuerpo humano haciendo carrera

Proporciones corporales favorables, como por ejemplo, extremidades más largas que permiten un mejor y mayor impulso, además de la amplitud de paso, que haría alcanzar mayor velocidad con menos esfuerzo.

Porcentaje de fibras musculares más rápidas que algunas personas, como por ejemplo, los jamaicanos, poseen en mayor proporción y ello los hace más rápidos, pues les permite trabajar a alta intensidad y en poco tiempo sin inconvenientes.

Factores que podemos entrenar

Para no desanimarnos, os mostramos que si bien hay factores que no podemos modificar, también hay otras cualidades entrenables que afectan a nuestra velocidad, por ejemplo:

La motivación es un factor importantísimo, pues una persona motivada para correr concentrará sus sentidos en su desempeño, y podrá tener mayor fuerza de voluntad para superar mentalmente las resistencias como puede ser la fatiga o los dolores, por ejemplo.

Carrera de atletismo en la que gana Bolt

La técnica deportiva puede influir mejorando la velocidad, se favorece las capacidades coordinativas y un gesto preciso.

Esta cualidad puede ser perfectamente entrenable para lograr mayor velocidad y resistencia, con lo que nos cansaríamos menos.

Temperatura corporal, que permitirá tener una adecuada elasticidad y extensibilidad de los músculos y tendones, así como mejorará la capacidad de reacción y el metabolismo.

Por ello, un adecuado calentamiento puede mejorar la velocidad de contracción muscular y volvernos más rápidos.

Como podemos ver, dentro de los factores que afectan la velocidad, hay muchos sobre los que podemos actuar, pues podemos entrenar la mente para ser veloces, así como también, hay diversas modalidades de entrenamientos y/o ejercicios que ayudan a desarrollar velocidad.

Tampoco podemos olvidar lo importante que es tener un buen calentamiento y tener los sustratos energéticos adecuados.

Entonces, si bien hay cosas que no podemos modificar, hay otros factores que con entrenamiento y dedicación, pueden ayudarnos a ganar velocidad.

Recuerda que no se nace siendo veloz, sino que todos podemos lograrlo. ¡Cuéntanos tus experiencias!

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo