Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Consejos para nadar en la playa

Mujer nadando en la playa

Nos ha llegado el verano, y con este calor que nos abrasa a todos, nos dan unas ganas irrefrenables de darnos un agradable y refrescante baño. La mayoría nos tenemos que contentar con una piscina, ya que vivimos en el interior, o tal vez un lago, pero la gente que tiene la suerte de vivir en zona costera o que puede ir de vacaciones, pues aprovecha para poder pegarse un buen chapuzón en el mar. Pues bien, hoy os vamos a dejar una serie de consejos para practicar la natación en este ambiente.

Lo primero de todo es la seguridad, y más al nadar en un entorno tan poco controlado como es el mar, y es que las olas, el calor, la salinidad, los vehículos acuáticos y muchos otros factores pueden poner en peligro nuestra integridad, por lo que lo primero que tenemos que hacer es ver bien por donde está delimitada la zona de baño y alejarnos de los peligros antes mencionados y otros de temas biológicos como algunos peces o medusas, ya que no es nada agradable encontrarnos con un “amiguito” de este tipo.

La primera medida que tenemos que tomar es mirar la bandera que nos determina lo adecuado que está mar para realizar nuestra actividad, y sobre todo hacer caso, ya que para nadar es aconsejable alejarse de la arena, y contra más nos adentremos en el mar, más peligro hay de sufrir algún tipo de accidente.

La protección solar es básica, vale, no tiene nada que ver con la actividad en sí, pero no creo que a nadie le guste tener problemas de salud en la piel.

Nadar en la playa

Como hemos mencionado anteriormente, tendríamos que saber identificar bien la zona de baño, ya que fuera de la misma, el peligro de sufrir un accidente aumenta en gran medida.

Alejarse de la orilla de la playa, donde rompen las olas, es un gran consejo, ya que así evitaremos las turbulencias de las olas al romperse, facilitando así la natación. Eso sí, no os vayáis muy lejos, puesto que si nos cansamos, deberíamos poder volver sin problemas a tierra firme y evitar el ahogamiento, hay que buscar el punto medio.

Nada en paralelo a la playa, así te aseguras no alejarte demasiado y que las olas no vayan en contra tuya, permaneciendo así en una zona segura.

Utiliza prendas específicas, y es que la pérdida de calor en el agua del mar es muy grande, por lo que si vamos a realizar mucho tiempo esta actividad, un neopreno nos podría venir muy bien.

Si nos alejamos mucho de la costa y vemos que nuestra fuerza de avance es menor que la fuerza que hace que el mar nos adentre, lo idóneo es llamar la atención del socorrista y no luchar contra el mar, puesto que siempre va a ganar. Una vez llamada la atención del socorrista, podrán venir a rescatarnos en lancha o de otra manera, pero podremos aguantar hasta entonces, si luchamos contra el mar, como hemos dicho antes, lo más seguro es agotarnos antes de que lleguen, y las consecuencias son desastrosas.

Ten en cuenta que el mar cansa más que la piscina, y que podemos tragar algo de agua, por lo que deberíamos ir poco a poco, conociendo el terreno y no adentrarnos a la aventura y a lo loco.

Esperamos que con estos consejos podáis disfrutar de la natación en la playa, y por qué no, del resto de actividades como pueden ser los paseos, hacer castillos de arena, ligar o tomar el sol. Disfrutad el verano y ¡cuéntanos tus experiencias!

Última actualización: 13 de March, 2014

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo