Las nueces y su efecto para reducir el estrés

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Este título es todo un tópico en el campo de la nutrición. Según los estudios realizados, es totalmente verídico los efectos que tienen las nueces sobre el estrés. Desde SportAdictos hemos querido investigar un poco más en profundidad sobre este tema. De este modo, lo aplicaremos tanto a nuestra salud como al mundo del entrenamiento personal, para exponer todas sus ventajas y las ayudas que nos pueden proporcionar.

Nueces y sus efectos positivos

El estrés que padecemos puede provocarnos muchas complicaciones a la larga. Las personas que muestran una respuesta biológica exagerada al estrés se encuentran en mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Esto es importante debido a que no se pueden evitar todos los factores de estrés en nuestra vida diaria. Una de las medidas más eficaces que encontramos en la nutrición para ser capaz de combatirla es en el consumo de nueces.

El cambio dietético puede ayudar a nuestro organismo a responder mejor al estrés. Mucha gente se extraña de esta afirmación. ¿Cómo podría llegar a influir la ingesta de un fruto seco en una “enfermedad psicológica”? La respuesta la tenemos en los ácidos grasos omega-3 tales como el ácido alfa-linolénico (ALA) que se encuentra presente en las nueces. Ellos son capaces de reducir los niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL).

Hombre padeciendo estrés muy saturado

El efecto resultante sobre el cuerpo humano es la reducción de la presión sanguínea, permitiendo así al organismo encontrar un momento de calma, paz y sosiego. Además de ello, las nueces son famosas por tener una rica fuente de fibra y antioxidantes.

Sin embargo, los frutos secos contienen una gran densidad calórica. Esto quiere decir, que aún ingiriendo una pequeña cantidad, son muchas las calorías que incorporamos a nuestro organismo.

Lo ideal sería consumirlo como sustitutivo de otros alimentos menos sanos. Los frutos secos son adecuados “entre comidas”, por tener la capacidad de causar la sensación de llenura, y evitar de esta manera la ingesta de “comida basura.”

Aplicado a nuestro entrenamiento personal, nuestro modo de vida fitness o la realización de una dieta para perder peso, podemos incorporar un puñado de frutos secos a diario. Tomarlo en pequeñas dosis durante el desayuno, a media mañana o incluso en la comida pre-entreno no supone un exceso de calorías y nos va a dar nutrientes de calidad.

Archivado en Alimentos, Estrés, Frutos secos, Nueces, Omega 3
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs