Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Os contamos un poco de la electroestimulación

Trabajando abdomen

Dicen que la corriente eléctrica nos puede hacer más fuertes, sanos y esbeltos. No existe corriente eléctrica mágica aún, eso os lo aseguro. Pero el método de la electroestimulación está siendo anunciado desde hace más de una década como algo revolucionario y sigue haciéndolo. Por algo será. Uno duda ya de sus propios conocimientos sobre musculación cuando ve un anuncio de estos aparatos que afirman que transforman la grasa en músculo… Un servidor se queda a cuadros. Vamos a ver cómo funciona el asunto.

¿De qué se trata?

La electroestimulación es una técnica que infiere en los puntos base de los músculos, desde donde se comienzan a mover, por eso se producen con esta descargas las contracciones musculares. El proceso se divide en tres sectores:

  • Estimulación muscular de manera isométrica.

  • Estimulación en terminales nerviosas, para tratamientos de pérdida de grasa.

  • Ionoforesis, para la absorción de fármacos.

¿Cómo funciona esto?

Muy sencillo y a la vez complicado. La corriente eléctrica activa el nervio y las fibras musculares se contraen conjuntamente. El Sistema Nervioso Central (SNC) manda un estímulo a los nervios que hacen contraer los músculos. Pues esta corriente eléctrica hace lo mismo, es como si tuviéramos un SNC en cada ventosa que nos colocamos.

Ciclista trabajando piernas

Como objetivo más primordial de la electroestimulación es provocar el mayor trabajo posible en el menor tiempo estimado. Para ello se inventaron ciertos aparatos con un gran número de ventosas para colocarlas en diferentes puntos clave del cuerpo y trabajar así al mismo tiempo muchos músculos por igual. Aunque si sólo se trabaja de forma superficial, los músculos implicados en este ‘entrenamiento’ serán solo los superficiales.

La forma más adecuada de trabajar con la electroestimulación es con aparatos profesionales que son capaces de aumentar la intensidad con seguridad de no dañarnos los músculos. Esto se hace con un tipo de onda bifásica y rectangular, que genera un impulso óptimo para cada clase de músculo al que estemos conectados, algo que pocos aparatos del mercado actual pueden ofrecer. Así que cuidado con lo que compráis por ahí.

De todos modos para mayor seguridad antes de hacerte con uno de estos aparatos, deberás fijarte bien si cumple las normas internacionales de calidad y eficacia. Hay algunos electroestimuladores que consiguen generar en el músculo la fuerza máxima sin llegar a forzarlo. Ya entra en juego lo que tú quieras conseguir con este tipo de ‘entrenamiento’.

¿Cómo se utiliza?

Lo primero que te recomendamos es que acudas a un especialista, un médico o fisioterapeuta que sepa lo que se hace. Estos apartaos funcionan a base de impulsos eléctricos y pueden usarse diferentes ondas según lo que quieras conseguir, que podría ser; fortalecer, tonificar, volumen, masaje, regenerar el músculo, etc.

La frecuencia del estímulo es el parámetro que nos permite elegir qué clase de fibras queremos que se agrupen y trabajen juntas. Esta frecuencia se mide en Herzios (Hz) y se representa por el número de impulsos que el músculo recibe por segundo. En función de si los impulsos son más o menos seguidos se darán unos resultados u otros. Recuerda que si quieres fortalecer tus músculos este método solo sirve de complemento, así que deberás hacer ejercicio de forma activa para acompañarlo.

¿Y sus beneficios?

Hay una serie de beneficios que os listamos a continuación y que se consigue con el uso frecuente y bajo el cuidado de un especialista de la electroestimulación:

  • No nos cansamos tanto como activamente y se reduce considerablemente el tiempo de recuperación de lesiones.

  • Acaba con algunas dolencias como lumbalgias, epicondilitis, cervicalgias, etc.

  • Regenera y oxigena los tejidos musculares.

  • Es un excelente masajeador de los músculos.

  • Aumenta tanto el tono muscular como el volumen y la fuerza explosiva.

Para todo aquel/lla que tenga intención de moverse a este tipo de entrenamiento, ya sea porque con el trabajo o estudio no tiene tiempo de ir a un gimnasio o contratar un entrenador personal, la electroestimulación le ayudará a conseguir una mejor salud corporal, a eliminar dolencias localizadas en diferentes zonas de su cuerpo, recuperar el tono de músculos dañados, tonificar o ganar fuerza explosiva y sentirse consigo mismo/a mejor, que es lo que, al fin y al cabo, queremos todos. Pero recuerda acudir a un profesional, no será lo mismo, os lo aseguro.

Última actualización: 3 de August, 2013

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo