Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Técnicas para recuperarnos de un ejercicio agotador

Alma de corredor cansado

Para bien o para mal, todos alguna vez hemos acabado una actividad física determinada con más o menos fatiga. Si llegamos a este estado de cansancio extremo o pájara, existen algunas técnicas que podemos poner en práctica. Os contamos esto porque sabemos de primera mano que hay una gran disparidad de técnicas que la gente utiliza para los mismos casos y, a veces, ninguno es el más apropiado.

  • Recuperación activa: es sin duda de los mejores métodos y más efectivos para eliminar el ácido láctico que se acumula en los músculos cuando hemos terminado un ejercicio de fuerza. El ejercicio aeróbico es la base de esta técnica, durante 30 minutos, más o menos. Con esto se consigue eliminar hasta el 85% de este ácido, que irá seguido de una buena y completa sesión de estiramientos fundamentales para eliminar el 15% restante. Al menos hasta una hora tras el ejercicio el ácido láctico no se elimina por completo.

  • ATP y glucógeno: el primero de ellos es muy sencillo de recuperar, ya que con tan solo 4 minutos de descanso, ya lo tenemos. Por otro lado, el glucógeno dependerá de la clase de actividad que hayamos realizado anteriormente. Si ha sido un ejercicio muy continuo se necesitan hasta 48 horas y si ha sido muy intermitente, nos bastará con un día completo para recuperar el glucógeno. Para las vitaminas necesitaremos el mismo tiempo que para el glucógeno.

  • Sistema nervioso central: para recuperar este sistema totalmente de un estado de fatiga deberemos esperar hasta 3 días de descanso.

  • Oxígeno: para recuperarnos de una deuda de oxígeno aláctica, nuestro cuerpo tan solo necesita de 5 minutos. Sin embargo para la deuda láctica tendremos que esperar hasta 45 minutos para su total recuperación.

  • Sobreentrenamiento: si los motivos de nuestro estado de fatiga total es por un exceso de entrenamiento, debemos tener en cuenta que tendremos que descansar al menos una semana para comenzar nuestra recuperación. Después tendremos que alternar días de entrenamiento con días de descanso, pero con cabeza.

Con estas técnicas, según qué ejercicio hayáis realizado podréis disfrutar más del entrenamiento y de su recuperación sin agobios. Además, no debéis olvidar que las ocho horas de descanso diario nos las pide el cuerpo, así como una buena dieta rica en todo tipo de nutrientes.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo