Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Mejorar la eficiencia en carrera por medio de la postura

Hombre corriendo

Todos sabemos correr, o al menos eso creemos, ya que durante la carrera entran en juego muchísimos factores tales como la respiración, la alimentación, la hidratación, motivación, la postura, etc., siendo todos ellos muy importantes en su campo, sobre todo cuando vamos avanzando en el nivel de competición en el que el más mínimo fallo nos puede costar caro.

Hoy vamos a ayudaros a tomar las decisiones correctas sobre la postura en carrera, ya que si no lo hacemos correctamente podríamos sufrir más de un problema físico tanto durante como tras la competición y ni que decir tiene que si no corremos de la manera correcta podríamos perder velocidad, desgastar nuestros músculos con mayor facilidad o cansarnos antes.

Empezando por arriba, tenemos que atender a la posición de la cabeza. La cabeza tiene que estar levantada y mirando hacia el frente, evitando posibles balanceos que nos pueden perjudicar a los músculos del cuello y a la velocidad en carrera. Como mucho, en distancias cortas, y solo al dar comienzo la salida se puede tener la cabeza mirando hacia abajo como podemos ver en las competiciones de 100 metros, pero tras la salida fijaros como sitúan la cabeza los profesionales.

Siguiendo el repaso de la posición en carrera nos tenemos que fijar en el tronco, ya que este debe estar vertical, como mucho con una pequeña inclinación hacia adelante, pero no demasiado, ya que nos puede hacer daño en la espalda. Solemos inclinarnos al fatigarnos, pero es un error que debemos corregir.

Hombre corriendo en una competición

Uno de los factores a los que menos importancia se le da es a la posición de los brazos, los cuales tienen que estar en una posición relajada, flexionados con un ángulo de unos 90 grados y pegados al cuerpo. Las manos también tienen que estar relajadas, ya que muchos corredores suele apretarlas demasiado durante la carrera a causa de la tensión, pero eso solo consigue gastar una energía muy necesaria para otros músculos del cuerpo.

Por último y muy importante, tenemos que atender a la zancada. Para tener una correcta zancada debemos aterrizar con la parte media del pie en el suelo, y nunca con el talón ya que nos haría perder muchísimo tiempo en cada paso además de poder hacernos daño en el mismo. También tendremos que acostumbrarnos a no dar zancadas muy largas, ya que el tiempo de respuesta de nuestras piernas se ralentizaría y por lo tanto, perderíamos velocidad.

Última actualización: 13 de marzo, 2014

José Enrique Vacas

Foto José Enrique Vacas

Cordobés, licenciado en Ciencias Ambientales y estudiante continuo del medio. Aficionado al deporte desde que me conozco, interesado en innumerables temas y abierto siempre a nuevas experiencias. Siempre hay algún sitio por donde viajar y aprender.

Sigue leyendo