El colágeno para recuperar el desgaste de las articulaciones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Actualmente, está socialmente muy bien valorado el realizar ejercicio físico asiduamente y estar en forma. Es cada vez más habitual preocuparse por mantener una buena salud y un cuerpo tonificado y sin exceso de grasa, pero mantener una actividad física continuada en el tiempo conlleva riesgos, especialmente a nivel articular, de los que a menudo no somos conscientes. El colágeno es una molécula proteica que, además de ser beneficiosa para la piel, supone una fuente ideal para fortalecer las articulaciones, con grandes beneficios en nuestra salud.

dolor rodilla

El colágeno es, por tanto, una proteína, y forma la estructura de los huesos y de todos los demás componentes de la articulación (cartílagos, ligamentos y tendones). Además, les aporta grosor, resistencia y elasticidad. También forma la estructura del tejido que protege y recubre las fibras musculares. Por todo esto, si se lo proporcionamos adecuadamente al cuerpo conseguiremos un fortalecimiento de cartílagos y huesos, convirtiéndose en un gran aliado para evitar padecer osteoporosis e inflamación de las articulaciones que van desgastándose de caderas, hombros, rodillas y manos, previniendo la artrosis.

Un problema común en deportistas

Y es que, con la práctica intensiva de deporte o ejercicio físico, es habitual que el cartílago que protege los huesos de la articulación vaya sufriendo este desgaste, con la degradación del colágeno que forma su estructura. Los huesos empiezan a rozar entre sí generando molestias y dolor articular. Los deportistas, además, suelen sufrir lesiones, traumatismos, y estiramientos bruscos que agudizan el problema.

Alimentos para reponer el colágeno

huevos leche queso

Debemos incluir en nuestra dieta alimentos que aporten sustancias al organismo para la fabricación de colágeno dentro de las células cartilaginosas, y esto es especialmente relevante a partir de los 30 años, y es que se puede aproximar una reducción en la producción de colágeno de un 1% anual a partir de esta edad.

Aunque no es fácil establecer cantidades exactas sobre los formadores de colágeno que debemos consumir, sí podemos decir que el pollo, pavo, huevos, pescado, queso, leche, yogur o las carnes rojas no deben faltar en cierta medida en nuestra dieta para asegurar que pueda darse esta formación.

Para su síntesis adecuada, correcta absorción y partición, debemos además consumir alimentos que lo permitan. Ejemplos de ello son los que contienen vitaminas A, C y E (presentes en vegetales como la zanahoria y el pepino, frutas como el limón y la naranja, así como el kiwi), y también los que contienen zinc (mariscos), selenio (nueces), silicio (avena) o cobre (champiñones), entre otros. Otras combinaciones de alimentos, como el pescado con la rúcula (o todos los vegetales con hierro), o el pollo y el tomate, también ayudan a la fabricación del colágeno.

Archivado en Alimentos, Articulaciones, Beneficios, Desgaste, Huesos, Recuperación
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs