Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo iniciarse en el ejercicio físico

fomentar ejercicio

Si eres una persona sedentaria y no ejercitas tu cuerpo de forma más o menos regular, deberías saber que los beneficios de hacerlo van mucho más allá de, por ejemplo, perder grasa. Tanto cuerpo como mente se ven beneficiados a corto, medio y largo plazo, como veremos a continuación.

Efectos beneficiosos

La práctica habitual de ejercicio físico aporta sobre nuestra salud beneficios fisiológicos, sobre el corazón, sistema circulatorio, aparato locomotor, el metabolismo y aspectos psicológicos y psicosociales.

  • Entre los beneficios fisiológicos, destaca el hecho de conseguir una mayor capacidad cardiorrespiratoria, lo que permite optimizar el funcionamiento general del organismo y su rendimiento. También reduce el riesgo de enfermedades coronarias y la tensión arterial, a la vez que aporta mayor flexibilidad.

  • Estéticamente, ayuda a mejorar la apariencia física en general, permitiendo mantener un peso adecuado con reducciones en los porcentajes de masa grasa sobre la masa muscular.

  • Psicológicamente, aumenta la sensación de bienestar y ayuda a disminuir el estrés. Es habitualmente recomendado para combatir la depresión (el ejercicio físico incrementa los niveles de serotonina), y mejora la calidad del sueño.

Ejercicios básicos

Mucha gente deshecha la idea de empezar a hacer ejercicio, incluso sabiendo sus beneficios, porque piensa que tendrá que hacer un esfuerzo excesivamente grande, o que tendrá que hacer algo que no le gusta durante mucho tiempo. Lo ideal para combatir este pensamiento es escoger una actividad que te guste, empezarla poco a poco, aumentando gradualmente el nivel hasta acostumbrar al cuerpo. Salir a caminar, la natación, correr, el ciclismo, bailar… todos ellos son buenos ejercicios, aunque insisto en que lo mejor es escoger algo con lo que disfrutemos en cierta medida, es muy difícil mantener una práctica regular de un deporte o ejercicio que no nos gusta.

cansada

Empezaremos con ejercitarnos durante unos 20 minutos, tres veces por semana, y mantendremos una progresión que nos llevará a un ideal de sesiones de más de 30 minutos, entre 4 y 6 veces por semana. A menudo es buena idea empezar acompañado, esto puede ayudarnos a no tirar la toalla antes de tiempo. Se debe empezar la sesión de ejercicios con un calentamiento y estiramiento, entre 5 y 10 minutos. Al final, se debe cuidar la vuelta a la calma y estirar.

Para evitar lesionarnos, es mejor no tratar de empezar demasiado fuerte. Actividades como caminar unos minutos pueden ser una buena forma de preparar nuestro cuerpo para un ejercicio más intenso que podamos hacer días más tarde, además de evitarnos el cansancio extremo que supondría un exceso en nuestros primeros entrenamientos.

Última actualización: 27 de October, 2013

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo