Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

porteros fútbol El rol de portero en el fútbol necesita de un entrenamiento totalmente distinto del que puedan ejercer el resto de jugadores de campo. El objetivo fundamental de la preparación de porteros es disminuir el tiempo de reacción desde que el balón sale del pie del contrario hasta que él pueda atraparlo o desviar su trayectoria. Aparte de esta cualidad física, también suele trabajarse la agilidad para que el tiempo de la acción también sea lo más rápido posible. En este artículo os presentamos una serie de actividades preparatorias para todo portero que desee trabajar sus reflejos.

Ejercicios de reflejos

Son numerosas las actividades que pueden incorporarse a la preparación física de un portero, pero hay que tener en claro qué factor se quiere trabajar. Aún así, el entrenamiento puede ir encaminado hacia varios objetivos comunes, como por ejemplo los reflejos y la potencia de salto hacia el balón. En cuanto a la periodización de este entrenamiento, tampoco es conveniente una saturación excesiva, ya que los nervios también se fatigan al trabajar los reflejos. Con dos o tres sesiones por semana es suficiente. Tanto para mejorar el rendimiento del portero en faltas directas o en situaciones reales de juego, aquí os presentamos actividades que realizar y que mejorarán las acciones del guardameta y, por tanto, del equipo:

  • Situar al portero frente a un muro o una red que haga rebotar los balones. El guardameta debe estar mirando al muro de espaldas al lanzador, y éste tirará a la zona de rebote para que el balón salga despedido y el portero lo despeje. A este ejercicio se le puede incorporar distintas variantes. Un ejemplo de ello es indicarle al portero que tras atrapar o despejar el balón, debe volver a un aro situado en el suelo lo más rápido posible para ejercitar la agilidad a la hora de levantarse tras la parada.
  • Portero mirando a la porteria en la línea de gol. Se debe girar velozmente, realizar una voltereta o giro y a continuación realizar la parada según la trayectoria del balón dada por el lanzador. La voltereta puede ser sustituida por cualquier elemento que haga al portero perder la posición inicial para obligarle a trabajar sus velocidad de reflejo.
  • Poner un gran número de conos en el área pequeña. El lanzador tirará a porteria y estos conos desviarán la trayectoria del balón, lo que obligará al portero a adaptarse al nuevo desvío de la pelota. La reacción del portero dependerá de dónde esté situado anteriormente.

  • El entrenador se encuentra frente al portero, que está en la línea de gol sujetando dos balones, uno a cada mano. El portero lanza suavemente los dos balones al aire y el entrenador solamente golpeará a uno de ellos hacia la dirección que él desee. El guardamenta deberá parar el balón antes de que entre a porteria. Se puede introducir otra variante para aumentar la dificultad del ejercicio. Por ejemplo el otro balón que queda suelto será golpeado con el pie por el entrenador para que sea parado también por el portero tras haber realizado la primera parada.

  • Las pelotas de tenis también son un gran recurso para entrenar los reflejos en porteros tanto de fútbol como de fútbol sala. Al ser pequeñas el guardameta tiene que fijar más la atención sobre la pelota, así como la precisión de la parada. Utiliza lanzamientos múltiples y seguidos para hacer trabajar al portero tanto los reflejos como la velocidad.

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo