Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Cómo y por qué debemos entrenar la resistencia física?

corriendo

La resistencia es la capacidad psicofísica del deportista para aguantar la fatiga, es decir, la capacidad que tiene una persona para soportar esfuerzos. Cumple con los objetivos de mantener diversas intensidades de carga durante el mayor tiempo posible, así como mejorar la capacidad de recuperación. Además, como he comentado, permite mejorar la técnica en el deporte.

Tipos de resistencia

Sin embargo, hay distintos tipos de resistencia, y distintas formas de clasificarlas. Si nos atenemos a la vía energética predominante, tendremos:

  • Resistencia aeróbica: es la que permite mantener un esfuerzo leve durante el mayor tiempo posible. Se trata de una gran cantidad de trabajo a ritmo suave, y suele intervenir todo el organismo. En este tipo de ejercicio, las pulsaciones se mantienen entre 120 y 130 por minuto. Los beneficios que conseguiremos serán: aumento del tiempo de esfuerzo y mejora en el ritmo del ejercicio. Se reduce el tiempo necesario para recuperarse, además del cansancio y la sensación de fatiga. La grasa corporal se también se reduce, se mejora el metabolismo y tanto la capacidad del corazón como nuestra capacidad respiratoria se ven beneficiadas.

  • Resistencia anaeróbica: es la que nos permite realizar esfuerzos en deuda de oxígeno durante el mayor tiempo posible. Las pulsaciones en este caso son algo mayores, entre 150 y 160 por minuto. En función de la actividad pueden intervenir más o menos grupos musculares, y se hacen necesarios periodos de descanso. En este caso conseguiremos: aumento en el tiempo que podemos ejercitarnos, mejoras en la técnica, el tiempo de recuperación y la potencia muscular. Nuestro cuerpo sabrá aprovechar cada vez mejor los recursos de los que dispone, y tendremos también beneficios en el corazón.

Cómo entrenarla

Hay múltiples formas de mejorar nuestra resistencia, corriendo, mediante deportes de todo tipo (fútbol, baloncesto, tenis…) o mediante trabajo cíclico (natación, ciclismo…). Los sistemas para ello son:

natacion

  • Sistemas continuos: se basan en la aplicación de un estímulo o carga prolongada en el tiempo, de forma ininterrumpida. En ellos se busca el aumento de la capacidad aeróbica, y puede ser tanto armónico (intensidad constante, por ejemplo correr de forma ininterrumpida), o variable (con cambios de ritmo, por ejemplo el fartlek o el entrenamiento total).

  • Sistemas fraccionados: tienen un trabajo anaeróbico importante, alternando ejercicio y reposo. Pueden ser repeticiones (con pausa completa entre los esfuerzos), o interválicos (con una pausa activa e incompleta entre los esfuerzos).

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo