Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El Mito de la Semana, hidratarse durante el ejercicio es malo

El staff de la carrera dando de beber a los corredores

Si durante el veranito sufríamos para acabar nuestra rutina diaria de carrera y ejercicios al aire libre, ahora con el fresquito que ‘pega’ en diversas zonas del panorama español, nos lo estamos tomando un poco mejor. Sin embargo, en los días de calor que hemos vivido la hidratación era muy determinante si no queríamos acabar arrastrando la lengua por el asfalto. Pero no os creáis que no es tan importante beber líquido ahora que no hace tanto calor, porque lo es.

Nuestro organismo necesita mantenerse hidratado durante gran parte del día. Cuando el ser humano hace ejercicio físico los niveles de agua de nuestro cuerpo bajan estrepitosamente. Para remediar esto nos hidratamos, a veces con agua y otras tantas con bebidas llenas de azúcar. Sin embargo, sea cual sea la bebida (aunque sin pasarse con los hidratos) esta ingesta debe darse antes, durante y después de la realización de la actividad física.

Beber agua durante la carrera

Mucha gente afirma que si nos hidratamos durante el ejercicio la intensidad de nuestra actividad puede decaer, pero se equivocan. Para que nuestro cuerpo funcione perfectamente, por ejemplo durante una carrera, tendremos que mantenerlo con el suficiente líquido. La mayoría de los estudios han revelado que una persona podría aguantar varias semanas sin recibir ningún alimento. Sin embargo el agua es esencial para vivir y sin ella sobreviviríamos cerca de 10 días como mucho.

Todo experto nos dirá rotúndamente que es aconsejable tomar bebidas hidratantes con una buena dosis de minerales, aunque con el agua también bastará. Lo que sí que tenemos que tener muy en cuenta es que no debemos esperar a tener sed para beber algo, así que es recomendable ir bebiendo con pequeños sorbos cada cinco minutos, más o menos. Además podríamos añadir la importancia de alimentarse e hidratarse durante una carrera, algo que los corredores de largas distancia seguro que ya hacen.

Cuando sudamos, el agua que expulsamos arrastra al exterior muchos minerales (sodio, potasio, cloro, magnesio, calcio), y si nuestro ritmo del ejercicio aumenta, la pérdida de potasio y de magnesio harán que suframos espasmos musculares, desgana, debilidad, somnolencia y un largo etcétera, si no nos hidratamos correctamente.

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo