Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Aumenta tu potencia en la arena de la playa

Running arena La playa es un sitio estupendo para la práctica deportiva, lugar que además nos reportará grandes beneficios físicos durante nuestro entrenamiento. Si tienes la playa cerca no dudes en incorporar alguna sesión allí. Uno de los principales trabajos que se desarrollan durante la práctica de actividad física en arena de playa es la potencia. Combinar la velocidad y la fuerza es uno de los mayores logros de todo deportista o amante del ejercicio. Resultados estéticos y funcionales serán los que obtendrás con este tipo de entrenamiento.

Por qué la arena

Los continuos desniveles y cambios de terreno favorecerán a desarrollar la musculatura implicada en la carrera, sobre todo los estabilizadores del tobillo. Sin embargo hay que tener especial cuidado con la zona específica de la arena donde se corre, según su grado de dureza y estabilidad. La mejor parte es la arena dura que se encuentra en la orilla de la playa, que ayudará a reducir el impacto articular sufrido durante cada zancada.

Running beach Como se ha comentado antes la potencia es una de las cualidades de la condición física que más se desarrolla, ya que se combina la velocidad de la serie con la fuerza realizada durante el impulso en la arena. Esto se traduce en una mayor potencia del tren inferior, que no acaba por trabajarse del todo si la sesión se desarrolla en suelo firme. Notarás como esa velocidad es transformada en fuerza y viceversa. La potencia es uno de los entrenamientos más completos que existen dentro del mundo deportivo.

La respiración también se ve favorecida por la gran cantidad de oxígeno limpio que se inhala durante la carrera. Libre de muchas partículas que respiraríamos si lo estuviésemos haciendo por el centro de la ciudad. Aunque lo más cómodo te sea correr descalzo, intenta llevar algún tipo de zapatilla que te sujete el tobillo para favorecer la prevención de lesión debido al terreno no uniforme.

Práctica en la playa

Si quieres empezar a correr por la arena, no realices largas sesiones de running e intenta realizar aquí tus series más cortas de entrenamiento. A continuación os presentamos algunas de las pautas que se deben tener en cuenta a la hora de planificar un entrenamiento en la playa:

  • En primer lugar, como en todo tipo de ejercicios, se debe efectuar un correcto calentamiento. Incorpora tanto desplazamientos como movilidad articular y estiramientos. Insiste en aquellas zonas que soportarán con más frecuencia los desniveles como los tobillos, rodillas… Entre 7 y 10 minutos en total bastará.

  • Regula la intensidad en función de tu frecuencia cardíaca para la parte principal del entrenamiento. Correr por la arena supone un esfuerzo extra por la fuerza realizada, por lo que tu FC será un buen indicador del ritmo que llevas.

  • El fartlek es un buen método para desarrollarlo en la arena ya que está compuesto por series cortas y en los descansos activos seguirás aumentando tus niveles de fuerza del tren inferior.

  • Una variante que puedes introducir es correr dentro del agua si el tiempo acompaña. En función de la altura del agua conseguirás incidir sobre una zona u otra. Por ejemplo cuanto más elevado sea este nivel, mayor trabajo de tronco y segmentos superiores estarás realizando. Incorporar pequeños recorridos por la orilla con el agua por los tobillos irá perfecto para completar tu calentamiento.

  • La vuelta a la calma finaliza con un buen chapuzón que relajará tus músculos y te evitará sobrecargas tras el entrenamiento.

Última actualización: 20 de November, 2013

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo