No todas las calorías son iguales para adelgazar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Uno de los factores principales que se tienen en cuenta a la hora de adelgazar, o de preparar cualquier tipo de dieta, es el de las calorías consumidas. Cuantificar las calorías que ingerimos en la alimentación es clave para saber si estamos manteniendo un equilibrio entre lo que gastamos en nuestro día a día o con el ejercicio, y lo que consumimos. Sin embargo, no todas las calorías son iguales, y tampoco engordan de la misma forma.

tipos calorias

La caloría es una unidad cuya función es expresar energía térmica, concretamente la cantidad de calor necesaria (a presión normal) para incrementar la temperatura de un gramo de agua pura en 1 ºC. Los requerimientos calóricos de una persona a lo largo del día dependen tanto de su complexión y sexo como de la actividad física realizada. Normalmente, se expresan en Kcal (1000 calorías), y no es difícil calcular los requerimientos diarios de cada uno en este sentido.

Diferencias entre calorías

Entendido el dato sobre los requerimientos calóricos, podríamos pensar que lo único que debe importar a la hora de planificar nuestra dieta será, al final del día, tener un déficit o superávit calórico, que determinará si perdemos o ganamos peso. Por ello, podríamos caer en el error de pensar que es lo mismo una caloría proveniente de los hidratos de carbono, de las grasas o de las proteínas. Y es que, a la hora de engordar, por ejemplo, no sólo influye la cantidad de calorías ingerida, ya que no todas ellas tienen el mismo valor energético. Además, la respuesta de nuestro cuerpo ante cada tipo de caloría no es siempre la misma, por lo que influirán en nuestra salud.

comida variada

En la eficiencia está una de las claves, y en esto influye la fuente de las calorías. La cantidad de energía que el organismo puede aprovechar de cada una de las fuentes es variable, y no obtendremos el mismo número de Kcal de un gramo de grasa y de un gramo de proteínas. Por ello, es muy importante un control exhaustivo sobre los macronutrientes de nuestra dieta.

Ya por el hecho de procesar los alimentos, el organismo consume energía. Esto se debe al efecto térmico de los alimentos, que hace que se consuma esta energía como calor, y que varía entre macronutrientes (aproximadamente un 2% para la grasa, un 7% los hidratos de carbono y un 30% las proteínas). Esto hace que una dieta que teóricamente tenía las mismas Kcal, acabe siendo menos calórica si por ejemplo su proporción de proteínas era mayor.

Distintas aportaciones

Además las diferencias anteriores, veamos cómo la cantidad de energía aportada por cada tipo de macronutriente también varía. El dato coincide para proteínas e hidratos, 4 Kcal por cada gramo (aunque esto, como hemos visto y veremos, no quiere decir que afecten de la misma forma), mientras que las grasas aportan 9 Kcal por cada gramo. Las proteínas, por ejemplo, sacian más fácilmente el apetito que los hidratos, además de evitar los picos de insulina cuando estos hidratos provienen de azúcares. En este sentido, es preferible consumir hidratos complejos, que se absorberán más lentamente y permitirán más tiempo como fuente de energía.

Las grasas, por su parte, son los nutrientes que mayor concentración de energía tienen, por lo que a la misma cantidad de alimento tendremos una mayor cantidad de Kcal. También hay que tener en cuenta que las grasas pueden almacenarse ilimitadamente, lo que afectaría a nuestra salud, además de que el cuerpo no las utiliza como primera opción a la hora de obtener energía, y tampoco sacia rápidamente.

Archivado en Calorías, Engordar, Grasas, Hidratos de carbono, Nutrientes, Proteínas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs