Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

La influencia de las dietas cetogénicas en el rendimiento deportivo

dukan

Las dietas cetogénicas tienen sus seguidores y sus detractores. Muchos expertos están en su contra, y es que restringen muchos tipos de alimento al mínimo (al controlar los carbohidratos), cuando lo ideal es mantener una dieta equilibrada. Los hidratos, por otra parte, suelen ser la principal fuente de energía de nuestro cuerpo, con lo que es posible que también nos afecten en el día a día.

Funcionamiento

Al no ofrecer hidratos de carbono a nuestro cuerpo, éste busca otras fuentes de reservas energéticas, por lo que las grasas pasan a ser la fuente principal. A este proceso se le denomina cetosis, y se desencadena a partir de al menos tres días de haber interrumpido el consumo de carbohidratos en nuestra alimentación. El organismo empezará a convertir las grasas corporales en cetonas o cuerpos cetónicos (como fuente de energía), lo que llevará a la descomposición de grasas. De esta forma se produciría la pérdida de peso.

Este tipo de dieta se basa principalmente en las proteínas, aunque también grasas y fibra. Ejemplos de ella son la dieta Dukan o la dieta Atkins, que inducen al cuerpo a la cetosis para reducir las reservas de grasa a través de la ingestión nula de hidratos de carbono.

Vida diaria y deporte

ATLETISMO

Las dietas cetogénicas, por otra parte, tienen consecuencias asociadas, tanto beneficiosas como perjudiciales. Entre sus ventajas, tenemos la eliminación de hidratos refinados y los dulces, el buen mantenimiento de masa muscular o la reducción del sodio, de la retención de líquidos y el colesterol. Como desventajas, tenemos la posibilidad de sufrir mareos, fatiga, dolores de cabeza o estreñimiento. También puede aparecer cierto olor a acetona (normalmente en la respiración), debido a los procesos de cetosis que se sufren durante este tipo de dieta.

Otro de los aspectos que se les reprocha son sus efectos negativos sobre la capacidad física y deportiva. Sus detractores afirman que este mecanismo energético no es eficiente a la hora de obtener resultados, o al menos no lo es tanto como los que se basan en los carbohidratos. Sin embargo, entre los expertos que las defienden encontramos argumentos que afirman que el cuerpo necesita tiempo para adaptarse a la nueva alimentación, por lo que habría que darle varias semanas de margen a los malos resultados.

Algunos estudios recientes parecen darles la razón en cierta manera, ya que en atletas de élite se han dado casos de pérdidas de grasa pura sin diferencias significativas en la fuerza, aunque todavía no se disponen evidencias científicas suficientes como para hacer una valoración segura. Por otra parte, aunque tampoco está suficientemente claro, existe la posibilidad de que estén asociadas a problemas de salud (enfermedades cardiovasculares), además de los comentados efectos secundarios.

Última actualización: 14 de March, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo