Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Evitar resfriados haciendo deporte

Correr abrigado Nos encontramos en la época que mayor número de resfriados se producen por los cambios térmicos continuos que se producen en nuestro organismo. El cuerpo está acostumbrado al calor del verano y cuesta adaptarse a las nuevas temperaturas. Al hacer deporte estamos agravando todavía más el cambio de temperatura corporal, por lo que aumenta el riesgo de padecer constipados y resfriados. Por eso, una serie de hábitos nos prevendrán de sufrir los síntomas característicos de los enfriamientos. Abrígate y no pares de hacer deporte.

Por qué nos resfriamos

Mucha gente desconoce que realmente los constipados no se producen realmente por el frío temporal, sino que éste produce que nuestro sistema inmunitario descienda y se sea más propenso a incorporar el virus a nuestro organismo por la convivencia en sociedad y el continuo contacto los unos con los otros. Hay evidencias científicas que demuestran que corriendo con poca ropa, en un ambiente frío pero sin población alrededor como puede ser en un bosque, hay poca probabilidad de resfriarse. Sin embargo es totalmente recomendable y casi obligatorio abrigarse para que la práctica deportiva sea lo más cómoda posible.

Correr con frío

Este virus provoca una gran cantidad de síntomas en mayor o menor medida que pueden frenar nuestro entrenamiento y avance, por lo que seguir una serie de consejos y advertencias nos ayudarán a no parar en el progreso. La mucosidad en las vías respiratorias desencadenará un menor consumo de oxígeno ante las mismas demandas energéticas, lo que se traducirá en un aumento de la fatiga. A efectos musculares sucede lo mismo, disminuyendo el rendimiento de forma notable en el entrenamiento.

Consejos para evitarlos

Más vale prevenir que curar, y este principio gana importancia en el caso de los resfriados. Existen algunas medidas que podemos aplicar a la hora de comenzar nuestro entrenamiento que tienen que ver sobre todo con el equipamiento, el material y los hábitos que solemos realizar diariamente:

  • Elegir el medio adecuado para hacer deporte. Si las adversidades meteorológicas no son favorables para practicar ejercicio, intenta transferir ese día de entrenamiento a otro lugar más resguardado en el que podamos seguir entrenando sin pasar frío.

  • La calidad en ocasiones prevalece en mayor medida que la cantidad y el llevar un gran número de capas no nos asegura estar completamente protegidos. Vigila en tu compra que la calidad sea buena y que verdaderamente protejan para llevar a cabo la actividad sin ningún problema. Evita el algodón en tus tejidos ya que empapa demasiado el sudor y puede disminuir tu temperatura corporal.

  • La transpiración debe prevalecer ante todo, ya que la acumulación de sudor puede provocar una deshidratación o problemas en cuanto a nuestra temperatura.

  • Una toalla puede ser de gran ayuda para secar el sudor producto de la intensidad física. La humedad en exceso es mala, por lo que este pequeño gesto puede colaborar a secar tu cuerpo.

  • Incidir más sobre el calentamiento para preparar los músculos ante un esfuerzo en unas condiciones que no suelen darse. Intenta incorporar los estiramientos balísticos para mantenerte siempre en movimiento.

  • Despréndete de capas de forma progresiva a medida que avanzas en tu entrenamiento para mantener la temperatura corporal óptima.

Última actualización: 14 de marzo, 2014

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo