Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Entrenamiento con intervalos, ideal para adelgazar y tonificar en mujeres

mujer corriendo

El entrenamiento con intervalos consiste en tipos de ejercicio discontinuos, en los que se alternan periodos de actividad a distintas intensidades (altas y bajas) con periodos de descanso. En las fases de alta intensidad, el ejercicio llega a ser casi aeróbico, y en las de baja intensidad tendremos los periodos de recuperación. Se trata de un tipo de ejercicio muy usado en cierto tipo de deportistas, como ciclistas, corredores y remeros, ya que con él se obtienen beneficios máximos en un tiempo reducido.

Ideal para mujeres

Sin tener que llegar ni mucho menos al nivel del deporte de competición, este tipo de ejercicio dará grandes resultados con los objetivos adecuados, ya que potencia la pérdida de peso y la mejora física. Para una persona muy sedentaria o en baja forma física, un suave entrenamiento interválico puede ser muy llevadero y tener rápidos resultados.

Además, se ha demostrado que tiene mejores resultados en mujeres que en hombres, ya que suelen tener una mayor capacidad de autorregulación en el ejercicio. Aunque ambos tienden a ejercitarse al mismo nivel de límite percibido y se sienten igualmente recuperados entre cada intervalo, las mujeres tienden a ir más allá durante la fase de correr desde un punto de vista cardiovascular. Esto quiere decir que las mujeres suelen ser capaces de llevar su ritmo cardíaco máximo a un porcentaje más alto que los hombres, y de igual forma se lleva el consumo máximo de oxígeno a un porcentaje más elevado.

Cómo realizarlo

cambio ritmo

Normalmente, los intervalos se emplean en el entrenamiento de la mejora aeróbica, lo que los hace muy populares entre corredores. En un gimnasio, si tu objetivo es hacer ejercicio cardiovascular para mejorar tu forma física y perder peso, es recomendable usar las cintas de correr y máquinas elípticas. Este tipo de máquinas suelen venir programadas para ir siguiendo un entrenamiento con cambios de ritmo, por lo que nos guiarán en el entrenamiento y controlarán tiempos y esfuerzos.

Por otra parte, no es necesario ir a un gimnasio. Si quieres simplemente salir a correr, un entrenamiento adecuado podría ser empezar caminando de forma suave, aumentar el ritmo durante unos minutos corriendo, volver a andar, y acabar con un pequeño sprint. Las posibilidades, sin embargo, son casi ilimitadas, y con un poco de constancia no tardaremos en ver resultados. Por supuesto, este tipo de entrenamiento también es muy válido en hombres, y como he comentado, muchos lo usan y les va muy bien, tanto a nivel de competición como a uno más básico.

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo