Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El Mito de la Semana, hidratarse durante el ejercicio reduce la intensidad

Chica joven bebiendo agua

Cuando ingerimos una gran cantidad de agua nos podemos sentir algo pesados, como si se nos moviera todo el líquido en el interior, y es así. Sin embargo nuestra intensidad durante una actividad física no va a verse reducida por ello. Hoy queremos que todos nos concienciemos de la importancia que tiene hidratarse antes, durante y después de todo ejercicio físico. A no ser que queramos sufrir una pájara en cualquier momento.

Hidratarse durante la actividad tiene un objetivo marcado: conseguir que nosotros, como deportistas, tengamos la suficiente cantidad de líquido en el cuerpo para mantener el llamado balance hidroeléctrico positivo. Esto es porque aun estando medio deshidratados, nuestros músculos van a seguir requiriendo líquido para funcionar de la manera más óptima, y eso repercutirá en nuestra intensidad y rendimiento deportivo.

Para mantener una buena hidratación durante la actividad física os vamos a dar unos cuantos consejos:

  • Cuando llevamos ya más de 30 minutos de actividad física, el cuerpo nos empieza a pedir irremediablemente la ingesta de algún líquido. Eso es porque comenzamos a perder agua corporal. A partir de una hora de ejercicio no podemos pasar sin hidratarnos.

  • Hidratarnos con sorbos muy pequeños, hará que su asimilación sea más rápida. Sin embargo, al ingerir grandes volúmenes de líquido nos sentiremos ‘llenos’ y con sensación de distensión gástrica, lo que hará que la asimilación sea más lenta.

  • Recomendamos tomar unos 150-350 mL de líquido cada 15-20 minutos de actividad (vamos, con un vaso de agua normal de 220 mL bastará), comenzando desde el inicio de la misma.

  • Si nuestra actividad física va a ser más exigente y duradera, se recomienda añadir algo de carbohidratos a las bebidas. Así que las bebidas azucaradas serían una buena opción. Esto retardará la fatiga y nos acelerará la recuperación de la glucosa perdida en la actividad.

  • Las bebidas demasiado frías apetecen y mucho, sin embargo su absorción se hace más lenta, y a veces puede sufrirse un contraste térmico que podría derivar en leves desvanecimientos o lipotimias.

  • Por otro lado las bebidas calientes, además de no ser apetecibles en absoluto, también serían lentas de absorber. Por ello recomendamos tomar bebidas de entre 10 y 15ºC.

Última actualización: 14 de March, 2014

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo