Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Precauciones a tener en cuenta por el corredor habitual

running

Cuando salir a correr se convierte en un hábito, la consecuencia directa suele ser que empecemos a encontrarnos mejor físicamente.

Sin embargo, la exigencia que tendremos con el cuerpo para seguir progresando será cada vez mayor, y no será extraño empezar a sufrir contratiempos en nuestro entrenamiento, ya sea por problemas físicos o por no saber afrontar determinados miedos a la hora de prepararnos para nuevos retos.

Los problemas habituales

Siguiendo unas simples directrices, que para algunos resultarán obvias, podemos estar más seguros física y mentalmente a la hora de salir a correr, ya sea como aficionados o cuando pretendemos empezar a competir, aunque no sea de una forma profesional.

Algunos de los problemas que nos podemos encontrar en el camino son:

  • Lesiones: se debe cuidar el sistema de progresión, incrementando el kilometraje semanal en aproximadamente un 10%, ya que una exigencia mayor podría derivar en problemas físicos. Debemos introducir en nuestro plan días de descanso, y es recomendable realizarlos entre las tiradas largas y las series, o como mucho hacer rodajes suaves entre ellas. También es recomendable cuidar la superficie sobre la que se va a correr, además de llevar unas buenas zapatillas, y aplicar hielo después de la carrera en las zonas inflamadas (si las hubiera).

lesion correr

  • Rampas: hay mucha gente que tiene miedo a correr en cuesta, porque supone un esfuerzo muy grande. Sin embargo, es buena idea trazar rutas de montaña con algunos desniveles para fortalecer las piernas.

    Controlaremos estos periodos a un cierto tiempo, no excesivo, que nos ayudará a no fatigarnos en exceso a la vez que perdemos el respeto a los desniveles.

  • Correr en cinta: en este caso, debemos mantener la vista hacia delante mientras corremos.

    Es recomendable evitar otras actividades o distracciones (hablar por teléfono o con otras personas del gimnasio) mientras lo hacemos, mantener una posición correcta y tener localizado el botón de parada de emergencia.

  • Competición: a la hora de dar el salto a competir en carreras de larga distancia, no nos vendrá mal cuidar de no quedarnos sin depósitos de glucógeno.

    A partir de cierta distancia (unos 30 km), es recomendable reponerlos con algún alimento como los geles de glucosa, que si los tomamos cada 45 minutos nos permitirán no quedarnos sin energía.

En cualquier caso, no debemos avergonzarnos por nuestro rendimiento. Tanto si estamos empezando como si llevamos ya tiempo, un correcto entrenamiento nos hará mejorar, pero no debemos dejar el ejercicio por desánimo, o abandonar una carrera por fatiga o cansancio muscular (sí por lesión o deshidratación, por supuesto).

En el caso de estar compitiendo, hay carreras en las que tiene un gran mérito el solo hecho de terminarlas, por lo que llegar a la meta debe ser motivo de satisfacción.

Última actualización: 02/11/2013 a las 09:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo