Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Trabajar en máquinas o con peso libre?

Flexión Cuando empezamos en el gimnasio la elección del tipo de entrenamiento marcará la progresión más o menos ascendente de nuestro rendimiento. Muchos se preguntan si es mejor comenzar usando las máquinas o si por el contrario se obtienen un mayor número de beneficios utilizando el propio peso corporal. Pues bien, cada uno de ellos tiene una finalidad concreta y dependiendo de tu condición física y de otros factores podrás elegir la forma de dar tus primeros pasos en el gimnasio. Echa un vistazo a cómo debes escoger tu preferencia.

Primer contacto con máquinas

La progresión es uno de los principios básicos del entrenamiento y asegura, en muchas ocasiones, el mantenimiento de la salud muscular del practicante. Toda rutina debe partir de una base sobre la cuál se irá ascendiendo poco a poco una vez se vayan completando las adaptaciones que tienen lugar en nuestro sistema músculo-esquelético. Teniendo en cuenta esto, se suele recomendar comenzar con ejercicios en máquina para ir introduciendo de manera progresiva ejercicios donde el peso levantado es el del propio cuerpo.

Ejercicios con máquinas La razón reside fundamentalmente en el aprendizaje de la técnica del ejercicio y el aislamiento muscular producido durante el movimiento. Por ello se recomienda siempre empezar con un peso muy bajo para su asimilación. Al ejercitar un músculo de forma guiada se fortalecerá de manera más específica que a través de un ejercicio global. Sin embargo la principal desventaja que tiene este tipo de entrenamiento es que con él solamente se trabaja en un solo plano (horizontal o vertical) siguiendo siempre un recorrido predeterminado.

Poleas

Es la perfecta transición entre el trabajo guiado de las máquinas y los ejercicios globales con peso libre. La libertad de movimiento aumenta, aunque aún se concentra el trabajo en una sola zona muscular. Los ejercicios que incorporan rotación son imprescindibles en la rutina, ya que aparecen en una gran cantidad de gestos que realizamos en nuestro día a día.

No intentes movilizar grandes cantidades de peso con las poleas, sobre todo si el grupo muscular activo es pequeño como puede ser el tríceps. Será un ejercicio ideal para combinar con las mancuernas, consiguiendo adaptaciones neurológicas y musculares a través de la variación de la rutina.

Peso libre

Una vez hayamos obtenido la experiencia en los movimientos y nuestros músculos estén algo tonificados, ya podemos introducir el trabajo con el peso corporal. Su principal característica es la continua estabilización del cuerpo para poder realizarlo, por lo que trabajarás músculos de manera inespecífica en cada movimiento.

Ayúdate de materiales como el TRX, el fitball o el bosu para completar tu entrenamiento. Siguiendo esta progresión te asegurarás de cumplir una rutina segura y fácil teniendo en cuenta en todo momento el principio comentado anteriormente: la progresión.

Última actualización: 27 de November, 2013

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo