Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Causas de la sobrealimentación

mujer comiendo gran cantidad

Siempre decimos que la alimentación es uno de los factores más importantes en nuestra vida. Una buena o mala alimentación determina la salud de nuestro organismo para bien o mal. Un ejemplo del mal empleo de la alimentación es la sobrealimentación y, como su propio nombre indica, consiste en hacer una ingesta de alimentos mayor de la que nuestro propio organismo necesita. Las consecuencias de la sobrealimentación no son solo físicas, en las que podemos ganar unos cuantos kilos de más, sino que también puede afectar perjudicialmente a nuestra salud, a veces incluso de forma considerable. Es por ello que hoy os vamos a hablar de las causas de la sobrealimentación, y por tanto, de cómo podemos evitarlas.

La principal razón que nos lleva a sufrir sobrealimentación es comer más cantidad de la que nuestro cuerpo necesita. Para explicarlo de forma sencilla, y a modo de ejemplo, si nuestro cuerpo consume una cantidad de 1400 kilocalorías a lo largo del día, en caso de ingerir una mayor cantidad de calorías al día se da lugar a sobrealimentación. Sin embargo, esta sobrada ingesta de comida puede provenir de diferentes motivos.

mujerconpasteles

El primero de ellos, y más obvio, es tomar grandes cantidades de comida en cada una de las tomas del día. A menudo tendemos a llenar el plato de comida hasta rebosar, por no hablar de cuando el plato en cuestión es uno de nuestros tipos de comida preferidos. Hay estudios que demuestran que la forma los platos de comida, y la forma en que nos los comemos, influyen directamente con la sobrealimentación. Por ello, asegúrate de plantear un plato de comida normal y disfrútalo comiendo lentamente y sin ningún tipo de prisa, el plato no se irá.

Otro motivo es el desorden de la dieta, ingiriendo cualquier tipo de alimento entre turnos de comidas. ¿Coges algo del frigorífico o el armario entre comidas? Pues intenta evitarlo a toda costa, siguiendo un total de cinco comidas repartidas a lo largo de todo el día. Una dieta ordenada te lleva a afrontar cada plato con el hambre justo y necesario, para que la comida que comamos no sea ni de más ni de menos. Además, en este punto también entra el sueño, ya que puede alterarnos el orden e incluso el número de las comidas al día.

Por último, y no por ello menos importante, se encuentra el estado emocional. Y es que según la situación en la que nos encontremos, y por tanto nuestro estado anímico, tendremos una tendencia a comer más comida de la necesaria, sobretodo si se tratan de situaciones desagradables o estresantes.

Última actualización: 12 de December, 2013

Antonio J. Martínez

Foto Antonio J. Martínez

Telemático de profesión, amante de la tecnología e innovación en general, los ordenadores y smartphones en particular. ¿Una cosa imprescindible en mi vida? El deporte.

Sigue leyendo