Si practicas el ciclismo, cuidado con la osteoporosis

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La osteoporosis es una enfermedad sistémica caracterizada por una disminución de la masa ósea, además de un deterioro de la microarquitectura de los huesos. Esto supone un aumento en la fragilidad de los mismos, que hace que quien padece osteoporosis tenga un gran riesgo de sufrir fracturas. Uno de los problemas que presenta es que puede pasar desapercibida hasta que finalmente se produce una de estas fracturas, por lo que debemos llevar cuidado para intentar prevenirla.

ciclismo

La actividad física tiene una incidencia directa sobre el tejido óseo, debido a las tensiones provocadas en el hueso durante su realización. Esto es beneficioso, ya que, en ausencia de carga mecánica, el hueso se atrofia. Con la mayoría de deportes, el hueso se fortalecerá debido al impacto que supone sobre él el ejercicio, sin embargo hay algunos que parecen ser una excepción. Es el caso del ciclismo y, en menor medida, la natación, ya que a diferencia de correr o levantar pesas, causan poco impacto sobre la masa ósea. Este hecho lleva a que el riesgo de roturas o fracturas sea mayor en ciclistas, pudiendo quedar demostrado con lesiones en la cadera tras simples caídas, lo que puede ser indicativo de que los huesos no son todo lo fuertes que deberían.

Hay muchos factores que pueden influir a la hora de padecer osteoporosis en los ciclistas, pero lo más probable es que la propia naturaleza del ejercicio sea el principal problema. Al ir montado en una bicicleta, sobre ruedas, el impacto que supone esto sobre nuestros huesos es muy pequeño. Aunque el bajo impacto puede ser beneficioso para nuestras articulaciones, cuando el ciclismo es una práctica habitual puede llegar a afectar negativamente a los huesos.

Esto supone que tanto ciclistas profesionales como aficionados puedan llegar a tener este tipo de problema, con el mayor riesgo de lesiones óseas que esto conlleva, al menos si no se toman ciertas precauciones, como pueden ser complementar sus entrenamientos con otro tipo de ejercicios que sirvan para fortalecer los huesos, y seguir unas pautas nutricionales.

Medidas nutricionales

ciclismo b

Como he comentado, la mayoría de ejercicios tienen beneficios de cara a prevenir la osteoporosis, siempre que supongan un cierto impacto sobre el cuerpo. Además, ciertos hábitos alimenticios colaborarán también en su prevención. Ejemplo de ello sería no caer en un gran exceso de proteínas (especialmente de origen animal), ya que puede contribuir a la descalcificación ósea. Los excesos de sodio también pueden ser perjudiciales, ya que provocan una mayor secreción urinaria de calcio, lo que puede agravar el problema de forma crónica, por lo que hay que controlar la sal.

Hay una gran cantidad de nutrientes que también afectan en mayor o menor medida a la constitución del hueso, por lo que es conveniente mantener un equilibrio en la alimentación. Ejemplos de ello son el fósforo, el magnesio o el hierro, además de las vitaminas A, C, B6, B12 o K, entre otras.

Por otra parte, también hay otros factores que pueden influir y constituir un riesgo, que no están tan directamente relacionados con nuestra actividad o alimentación. Estos son los factores hereditarios y familiares, un estado hormonal con pérdida de estrógenos o andrógenos, o una composición corporal con poca masa muscular, que suele venir acompañada de poca masa ósea.

Archivado en Ejercicios, Fracturas, Impacto, Lesiones, Masa ósea, Osteoporosis, Prevenir
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion