Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿En qué consiste una dieta de mantenimiento?

Es habitual que tratemos de controlar nuestro peso de algún modo a través de la alimentación y el ejercicio. Según nuestros objetivos, podemos ajustarnos a unas necesidades calóricas u otras, buscando en unos casos perder peso (o grasa), ganar masa muscular, o simplemente mantenernos en unos niveles similares a los que ya tenemos (o hemos conseguido con esfuerzo).

Para conseguir esto último, es muy importante que sepamos ajustar nuestra dieta, o de lo contrario podríamos perder lo que tanto esfuerzo puede llevar conseguir, mantener el cuerpo que deseamos.

dieta saludable

La dieta de mantenimiento es la que debemos seguir para mantener el peso ideal una vez nos sentimos satisfechos con nuestro estado.

Esto no quiere decir que exista una dieta universal en la que todas las personas del mundo cubran sus necesidades, pero sí es posible seguir unas pautas que pueden ayudar a que el equilibrio nutricional sea adecuado para este objetivo.

Este tipo de dietas se basan en la correcta y equilibrada combinación y elección de los alimentos según sus características, centrándose en los que sin tener grasa en exceso pueden aportarnos la energía necesaria para nuestra actividad diaria.

Controlando la alimentación

Siempre es conveniente acompañar la dieta con algo de ejercicio físico, especialmente si venimos de dietas muy restrictivas para adelgazar, ya que nos permitirá un margen un poco más grande de cara al incremento de calorías que introduciremos en la dieta para simplemente mantener.

Aunque sea suave, algo de deporte varios días a la semana, unos 45 minutos, puede ayudarnos a equilibrar lo quemado y lo ingerido.

En cuanto a los alimentos, es muy recomendable tener una variedad adecuada entre la que elegir. Esto nos permitirá que la dieta no se haga monótona y se abandone demasiado pronto, cuando quizá con una alimentación más variada no habríamos tenido problemas.

También hay que recordar que es importante que la dieta sea equilibrada y saludable, es decir, que nos aporte todo lo necesario para nuestro organismo.

El restringir en exceso determinados alimentos siempre puede traer problemas de desequilibrios.

Algunas indicaciones

cocinando niños

Es recomendable hacer entre cinco y siete comidas al día. Esto sería, por ejemplo, realizar tres comidas algo más fuertes: desayuno, comida y cena (cuidado con la cena), y otras comidas entre horas, siempre más suaves y con alimentos como fruta o verdura, que no sean excesivamente contundentes.

Como he dicho, debe haber un equilibrio en la dieta, con una correcta relación de hidratos de carbono (preferibles los de absorción lenta), proteínas, vitaminas, minerales y también grasas, llevando sobre éstas últimas un especial control.

Se debe limitar lo máximo posible el azúcar, y en los casos que se use como endulzante es preferible sustituirlo por stevia o algún otro edulcorante.

Además de fruta y verdura, cuyo consumo debe ser diario, es recomendable introducir las legumbres dos veces por semana debido a su contenido en fibra.

También deben ingerirse dos litros de agua diarios como mínimo, y evitar las bebidas alcohólicas y los refrescos azucarados.

En el caso de la carne y el pescado, así como otros alimentos, es recomendable cocinarlos a la plancha, hervido s o al horno.

Aunque no sea una dieta estricta, siguiendo esta serie de pautas nos ahorraremos calorías innecesarias, lo que nos facilitará el trabajo a la hora de mantener el cuerpo en buen estado, tanto estético como de salud.

Última actualización: 08/12/2013 a las 10:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo