Las repercusiones negativas de no desayunar a diario

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Habremos oído muchas veces que el desayuno es la comida más importante del día, y que es vital para empezarlo con buen pie. Por otra parte, quizá pensemos que eliminar el desayuno de nuestra dieta puede ayudarnos a perder peso, o simplemente nos ahorrará algo de tiempo antes de proceder con nuestros quehaceres diarios. La realidad es que esta comida supone un aporte de gran importancia para nuestro organismo, y no realizarlo no sólo nos hará caer más rápidamente en la fatiga mental y física, sino que también dificultará el adelgazamiento por la ralentización del metabolismo que acaban suponiendo tantas horas seguidas sin comer, día tras día.

desayuno  sano

La primera consecuencia negativa que traerá la ausencia de desayuno en nuestra dieta, aunque quizá sea obvia, es la fatiga mental y física que conlleva. La falta de alimentos durante las horas de sueño, sumadas a las de la mañana, suponen una deficiencia de energía para el cuerpo, que como sabemos aprovecha en gran medida los hidratos de carbono ingeridos recientemente para obtenerla. Con un desayuno adecuado, evitaremos también en gran medida problemas de concentración, habituales durante el ayuno. Por todo esto, el desayuno nos facilitará mantener un estilo de vida activo, atento y enérgico.

Desayunar puede ayudar a adelgazar

Al contrario de lo que alguna gente pueda pensar, evitar el desayuno no nos aportará mayores probabilidades de cara a perder peso, sino más bien todo lo contrario. Esto se debe al metabolismo, y es que nuestro cuerpo se adapta en cierta manera a gastar según lo que recibe, así como cuándo lo recibe. Al saltarnos el desayuno, normalmente pasamos demasiadas horas seguidas sin comer, lo que conlleva una ralentización del metabolismo, que hace que el cuerpo entre en un modo de ahorro de energía que reduce al mínimo los gastos de calorías, haciendo que sea mucho más difícil adelgazar y evidenciando todavía más la fatiga.

desayuno

Esta ralentización del metabolismo podría evitarse mediante dietas de ayuno intermitente, pero para la alimentación convencional lo mejor es mantener una dieta equilibrada todos los días, sin saltarse comidas ni introducir alimentos no adecuados. Además, al desayunar reducimos las ganas de comer entre horas, hecho que no tiene por qué ser excesivamente perjudicial, pero que a menudo lo es por recurrir a dulces o comida fuera de lo deseable.

Volviendo al metabolismo, el desayuno cada mañana ayuda a mantener el correcto equilibrio metabólico, controlando así los niveles de azúcar en sangre, con lo que el organismo incrementa su eficacia a la hora de reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades relacionadas (diabetes tipo II, gastritis). Cuando no hay comida en el estómago, los jugos gástricos liberan ácidos que pueden inflamar el estómago.

Aún más importante para el deportista

El desayuno debe ser tenido en cuenta en mayor medida si cabe por todo deportista, y es que las necesidades energéticas y el cuidado del cuerpo que requiere el deporte es todavía más grande. Hay que consumir alimentos tanto energéticos como nutritivos, como puedan frutas (manzana, pera o zumos naturales), tostadas (preferiblemente integrales, con aceite de oliva y tomate), o cereales (como la avena, el arroz integral, la cebada o el trigo, a poder ser integrales y sin azúcar). Este tipo de alimentos, entre otros varios, son también adecuados para cualquier persona, y se deberán ajustar los consumos a los gastos calóricos de cada uno.

Archivado en Desayunos, Diario, Dietas, Energía, Metabolismo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs