Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Ejecutar el “buenos días” sin ningún riesgo

Ejercicio buenos días El fortalecimiento de la zona baja de la espalda es realizo a través de una serie de ejercicios del tipo peso muerto. Para ejecutarlos es necesaria una técnica muy correcta sin ningún fallo ya que cualquier mal movimiento podría dañar nuestra espalda y provocarnos una grave lesión. El buenos días es un ejercicio estupendo para desarrollar la musculatura lumbar obteniendo una serie de beneficios que no encontraremos con otros movimientos. En general, resulta difícil coger el truco a este ejercicio pero una vez asimilado lo incluirás fácilmente en tu rutina de gimnasio.

Beneficios del buenos días

No es demasiado practicado en el gimnasio precisamente porque requiere de una técnica concreta para no sufrir haciéndolo. Pero entre sus numerosos beneficios, destacan:

  • Con este ejercicio se trabaja en general la parte dorsal del tronco y de forma más específica glúteos, isquiotibiales y zona lumbar. Además se activan todos los grandes grupos musculares del cuerpo como pueden ser los abdominales. Por tanto, es un ejercicio ideal para tonificar de forma global todos los músculos corporales.

Buenos días

  • Ayuda a proteger la espalda y, aunque parezca contradictorio debido al movimiento, se sabe científicamente que previene problemas causados por la higiene postural del día a día. Se puede realizar tras haber entrenado las abdominales para evitar desequilibrios en el tronco.

  • Prepara a tu cuerpo para soportar cargas en el levantamiento de objetos durante nuestra vida cotidiana. En ocasiones, alzar cualquier objeto pesado puede desembocar en una lesión a la altura de los riñones, por lo que entrenar este ejercicio y cuidar nuestros hábitos diarios ayudará a rebajar notablemente el riesgo de lesión

Evitar errores

Como se ha comentado anteriormente, este ejercicio tiene que realizarse siempre ateniendo a unas medidas de seguridad para maximizar los beneficios y anular cualquier tipo de daño en nuestra espalda. Por ello, aquí van algunos consejos para realizar el buenos días:

  • Lo primordial y fundamental es comenzar solamente con la barra o con cargas muy bajas para la asimilación de la técnica. Las piernas deben estar rectas aunque ligeramente flexionadas y separadas a la altura de los hombros. El movimiento consistirá en una flexión de tronco hacia adelante hasta donde se pueda. Las manos únicamente acompañan el avance de la barra para evitar que se caiga.
  • Mantener la espalda recta en todo momento para no acentuar la curvatura lumbar, que en definitiva es la zona que queremos trabajar.

  • La flexibilidad en este ejercicio se hace presente ya que obliga a bajar el tronco tirando de isquiotibiales. Estira antes y después de realizarlo y nunca sobrepases los 90 grados de flexión de tronco.

  • Aumenta progresivamente la carga para que tu cuerpo se adapte al ejercicio. La barra debe ir colocada en la parte media del trapecio, por lo que si es posible coloca una toalla o cualquier tipo de amortiguación en esa zona para evitar rozaduras.

  • Una buena variante es ejecutar el movimiento sentado con los glúteos apoyados en el banco y bajar progresivamente. Las piernas se encuentran una a cada lado de la zona de asiento.

Última actualización: 3 de December, 2013

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo