Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El problema del sobrepeso en niños y adolescentes

obesidad infantil

En la actualidad, existe una cierta tendencia al sedentarismo por el tipo de actividades que, cada vez desde más pequeños, solemos llevar a cabo. Si a esto sumamos una mala alimentación, y no acompañamos las actividades cotidianas con algo de ejercicio, podemos tener problemas de salud y sobrepeso, que además a menudo vienen relacionadas. Este hecho cobra especial importancia en niños y adolescentes, ya que están en un periodo de la vida en el que todo lo que ven o aprenden les afecta, en ocasiones incluso para siempre.

Aprender unos buenos hábitos

Aunque la genética también es influyente, el estilo de vida (práctica de actividad física y alimentación saludable) determinará en gran medida las posibilidades que tiene cualquier persona de sufrir sobrepeso. Este es un problema que, de sufrirlo siendo niños, a menudo acaba afectando durante el resto de la vida. Ya no se trata de un problema social, que también puede afectar a niños y adolescentes por discriminaciones, baja autoestima y estados depresivos, sino que suele afectar a la salud, por lo que debe ser afrontado con la importancia que merece.

saludable niños

Una medida que puede ser efectiva es establecer unos hábitos de comida para toda la familia, ya que así será más fácil tanto llevar un control más exacto de los alimentos como que el niño no se sienta diferente al resto. Esto se hará siguiendo una dieta equilibrada y completa, pero no excesivamente estricta, de igual forma que la comida no debe ser usada como método de recompensa o castigo.

La alimentación debe ser rica, variada y nutritiva, con buenas cantidades de agua y evitando a toda costa las bebidas azucaradas y los dulces, además de las grasas saturadas. La dieta debe contener también proteínas y vitaminas, ya que restringiendo los alimentos no adecuados ya podemos tener una gran reducción en el número de calorías ingeridas.

Actividad física

Además de la buena alimentación, hemos comentado en varias ocasiones los grandes beneficios que puede tener el deporte en niños, tanto sociales como físicos. Eligiendo un deporte adecuado, el niño puede tener una quema de calorías extra, lo que contribuirá en gran medida a mantener un equilibrio, o a perder peso si es necesario. En cuanto a los beneficios sociales, el niño aprende a través del deporte a seguir unas pautas y objetivos, así como a trabajar con los compañeros, especialmente en deportes de equipo.

El deporte no debería verse como una obligación, y es preferible que el niño encuentre un ejercicio que le guste dentro de los que son beneficiosos para su edad y su condición física en ese momento. De igual forma, el ejercicio puede convertirse en costumbre, haciendo mucho más fácil y probable el hecho de practicarlo también durante la edad adulta.

Última actualización: 22 de December, 2013

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo