Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Hasta qué punto debemos exigir a los niños en deportes de competición?

Está demostrado que el deporte es muy beneficioso para los niños. La práctica de ejercicio regular les ayudará a desarrollar destrezas físicas, a divertirse y jugar, e incluso a socializar en deportes de equipo.

Generalmente, también será un factor que permita una organización diaria, un factor importante a estas edades. Por otra parte, ayuda a prevenir la obesidad infantil, así como los problemas que ésta puede llegar a ocasionar.

Sin embargo, hay que tener muy claras las pautas a seguir a la hora de guiar a un niño en el deporte, ya que en caso contrario podría tener consecuencias incluso negativas.

niños fútbol

Este hecho se hace especialmente patente en los casos en que el deporte pase a un nivel de cierta competición, ya sea más seria y profesional, o simplemente la que pueda haber en equipos de colegio.

A estas edades, es muy importante saber tanto cómo debe enfocarse el ejercicio como hasta qué punto debemos exigir a los niños en su realización, pues en caso contrario podríamos hacer que una actividad muy beneficiosa se convierta en una experiencia traumática o negativa.

A esto puede ayudarnos saber unas pautas sobre las edades en las que debe plantearse el deporte más como un juego, o cuando puede empezar a suponer algo más estructurado, organizado y con mayor exigencia.

Pautas para iniciar a los niños en el deporte

Los niños necesitan desarrollar y descubrir sus propias habilidades, su propio cuerpo durante los primeros años de vida.

Antes de los siete años, un niño ya va siendo capaz de realizar algunos ejercicios básicos de psicomotricidad, en los que se pueden ir introduciendo retos en lo que a coordinación se refiere.

Ésta no será muy elevada todavía a estas edades, aunque entre los cuatro y los siete años el niño va siendo capaz de realizar otro tipo de actividades que la impliquen en menor medida.

Enfocado hacia niños pequeños, el deporte debe entenderse como un juego en el que la exigencia es prácticamente nula.

niños deporte jugando

Generalmente, es a partir de los seis años cuando el niño empieza a desarrollar ya ciertas aptitudes que le permiten descubrir el deporte en mayor medida, preparados para ir aprendiendo las reglas, así como cierta disciplina en su realización.

Desde los ocho años, ya tienen una capacidad de entendimiento y concentración que, sumada a un desarrollo físico suficiente, puede propiciar un gran disfrute y aprovechamiento de los beneficios físicos, sociales y formativos del deporte.

Se hace habitual que los niños empiecen a competir, a menudo a través de los deportes ofrecidos en el colegio, pero hay que entender que esta faceta debe ser una más entre las muchas de su formación.

No es bueno todavía que se tome totalmente como algo serio, y mucho menos como una obligación, sino como algo bueno y entretenido.

A través del deporte pueden ir aprendiendo conceptos como el trabajo en equipo, aceptar victorias y derrotas, y más adelante lo que supone un compromiso o un esfuerzo.

A partir de los quince años es cuando ya se van aclarando las cosas de cara a una posible mayor exigencia. Es en esta edad en la que ya se puede ir añadiendo este compromiso, como algo más competitivo en lo que incluimos temas más serios como el entrenamiento y cierta búsqueda de resultados, siempre teniendo en cuenta que es una edad complicada en la que el deporte puede dar grandes beneficios si se maneja bien.

Última actualización: 05/12/2013 a las 14:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo