Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Cuándo es el momento de cambiar de zapatillas?

Desgaste de zapatilla Las zapatillas de running son el material más cuidado y preciado por los corredores debido a su gran importancia durante la carrera. Son las encargadas de soportar cada uno de los impactos que se producen en cada zancada y en cada paso. Su desgaste se incrementa con el tiempo y el entrenamiento, por lo que sustituirlas a tiempo nos ahorrará algunos dolores musculares y posibles lesiones producidas por la degradación del material. En el post de hoy os aconsejaremos qué debéis observar en vuestras zapatillas para saber cuándo podéis sustituirlas por unas nuevas.

Criterios de desgaste

En primer lugar debemos fijarnos en la suela de nuestra zapatilla ya que es la que más sufre al estar en contacto directo con la superficie.

La zona afectada dependerá fundamentalmente de nuestra pisada, aunque en todas la parte más desgastada es la del talón al ser la primera parte que entra en contacto con el suelo en el momento de apoyar.

También el agarre se verá afectado y puede ocasionar una gran incomodidad al pisar por terrenos donde pueda haber pequeñas piedras u obstáculos.

Otro parámetro al que debemos prestar atención es al del textil o la tela de nuestra zapatilla. Al estrenarlas la parte trasera debe estar completamente equilibrada y situar una línea imaginaria vertical en medio de la parte trasera de la zapatilla que sea totalmente perpendicular al suelo.

A medida que se utilizan en entrenamientos y competiciones este equilibrio va desplazándose hacia el lado de pisada, es decir, si es supina hacia el exterior y si es pronadora hacia el interior.

Zapatillas running

El cordonaje también va perdiendo su función de agarre poco a poco. La solución a ello si el problema aparece prematuramente es cambiar los cordones de forma puntual aunque al final las costuras y los agujeros irán cediendo.

La amortiguación es la principal función de toda zapatilla de running. Cada modelo lleva (o debería llevar) en la etiqueta un kilometraje.

Al sobrepasarlo es necesario cambiarlas ya que la plantilla y suela de la zapatilla no amortigua bien el impacto de cada paso.

En el caso de no hacerlo, se pueden ver afectadas distintas estructuras musculares de nuestro cuerpo, debido a que esa absorción es realizada por nuestro sistema músculo-esquelético.

Causas de degradación

Para evitar un desgaste temprano de las zapatillas de correr deberás tener en cuenta qué factores son los que alteran y degradan el material:

  • Superficie: evidentemente aquellos suelos duros favorecerán la pérdida de propiedades de las zapatillas.

    Sin embargo la mayoría de los fabricantes diseñan su calzado hecho especialmente para aguantar este tipo de superficie. Si quieres o sueles correr en otro tipo de suelo, elige bien las zapatillas que vas a comprar.

    Respecto a la pista de atletismo y al asfalto convencional, la primera reduce el nivel de abrasión de la suela de la zapatilla, por tanto soportará mejor cada impacto.

  • Pisada: el 45% de los corredores tienen una pisada pronadora, el 55% universal y el 5% supinadora.

    Ten en cuenta por qué parte desgastas más tu zapatilla y que este indicador te ayude a elegir en un futuro las zapatillas que más te convengan.

  • Peso: aquellas personas que tienen un peso superior a la media deben calzar unas zapatillas que cumplan una función mayor de amortiguación y la suela sea algo más gruesa que las convencionales.

Última actualización: 11/12/2013 a las 14:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo