Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Para qué sirven realmente los estiramientos?

Los estiramientos son una práctica que suele acompañar a los entrenamientos o ejercicios, independientemente de cuáles sean.

Aunque a veces se hagan de una forma mecánica, porque nos han dicho que son necesarios, es interesante cuestionarse para qué sirven realmente, ya que podremos obtener datos sobre cuándo es realmente necesario o beneficioso realizarlos, y cómo debemos hacerlo.

Te contamos para qué sirven realmente los estiramientos, y algunos consejos para sacarles partido realmente.

estirando

Los estiramientos parecen ser una parte básica del entrenamiento, aunque si nos paramos a pensar en su función veremos la meta que realmente persiguen, y que incluso en determinadas situaciones pueden llegar a ser contraproducentes para el objetivo buscado.

Los estiramientos son técnicas basadas en el incremento de la movilidad utilizando la elongación de los músculos acortados y de los tejidos conectivos adyacentes, los tendones.

Hay que tener en cuenta que no sirven para compensar desequilibrios o acortamientos musculares.

gente estirando

La finalidad que buscan los estiramientos es la de dar elasticidad al sistema de músculos y tendones. Cuando la movilidad está limitada, será más difícil un correcto desarrollo de la fuerza, de la coordinación, de la velocidad y de la resistencia, contando además con un mayor riesgo de lesión.

Son especialmente necesarios para mantener esta movilidad cuando estamos teniendo un crecimiento muscular, por lo que no debemos olvidar incluirlos en nuestras sesiones de gimnasio.

En este caso, hay que cuidar ciertas consideraciones, ya que un estiramiento consigue una relajación del músculo, que puede no ser adecuada si pretendemos contraerlo fuertemente en un ejercicio posterior.

Por ello, aunque se pueden realizar ciertos estiramientos tras el calentamiento, es preferible realizar al menos los estiramientos estáticos después de un entrenamiento de este tipo.

Cómo realizarlos

Otro aspecto que debemos tener en cuenta de los estiramientos es la forma en la que los ejecutamos, ya que no hacerlos adecuadamente puede llevarnos a dañar nuestro cuerpo, en lugar de beneficiarlo.

Para empezar, podemos decir que los estiramientos no deben doler. Sí es necesario que haya una sensación de estirar el músculo, de forma sostenida durante un tiempo determinado, pero es una sensación soportable y no dolorosa, de manera que no se tiene que tensar ninguna otra parte del cuerpo.

También es recomendable manejar los tiempos a través de la respiración, y no contando mentalmente, ya que esto nos ayudará a concentrarnos y relajarnos, siendo más fácil mantener la postura correcta.

Entre cinco y ocho ciclos respiratorios completos debería ser adecuado.

También es conveniente crear un programa de estiramientos adecuado según el tipo de ejercicio que vayamos a practicar, implicando las cadenas musculares necesarias al completo haciendo énfasis en unas u otras según lo necesitemos.

Pese a esto, recordar que muchas veces implicamos músculos que aparentemente no trabajan en determinados ejercicios, por lo que hay que incluirlos también en los estiramientos.

En cuanto a la postura, tener en cuenta que, además de no ir más allá de lo que el cuerpo tolera, debemos intentar mantenerla sin rebotar, y como he dicho mantener la concentración para que sea adecuada.

Última actualización: 09/12/2013 a las 14:00

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo