Consejos para no perder la forma en vacaciones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

entrenar vacaciones

Llega la Navidad, y con ella, un periodo de vacaciones y descanso de unos días para mucha gente. En ocasiones, generalmente más de las deseadas, este descanso viene acompañado de excesos en lo que a la comida se refiere, e inactividad física. Puede ser muy positivo mentalmente desconectar del trabajo, y también puede serlo relajar el ritmo de entrenamiento, pero normalmente no queremos que esto nos pase factura físicamente. Veamos algunos consejos para conseguir una desconexión por vacaciones sin echar a perder todo nuestro trabajo físico anterior.

Durante las vacaciones, una posibilidad es seguir entrenando al mismo ritmo. No todo el mundo tiene los mismos compromisos, y habrá gente para la que el deporte será el mejor descanso mental que se puede conseguir. Para otros, se hace más difícil sacar tiempo para la actividad física, y se puede tomar la decisión de desconectar unos días. Esta desconexión, como he dicho, no tiene por qué ser excesivamente mala si no nos descuidamos completamente, y mentalmente puede ayudarnos a volver con más fuerzas posteriormente.

No te obsesiones

Si decidimos tomar un descanso, esto no significa que debamos estar sentados todo el día. Una de las mejores medidas que podremos tomar será aprovechar este tiempo para practicar deportes diferentes a los habituales. Estas actividades las acabaremos entendiendo como algo novedoso, que va más allá de la rutina, y aunque posiblemente no tengan la misma intensidad que nuestro entrenamiento habitual, nos ayudarán a mantener algo la forma. No hay que obsesionarse con ganar dos o tres kilos, ya que no debería ser difícil volver a perderlos una vez retomado el entrenamiento completo a la vuelta de las vacaciones.

bici vacaciones

La clave es, por tanto, no abandonarse completamente. Aunque parezca obvio, este tipo de ejercicio más suave nos ayuda mucho a seguir controlando nuestro físico, de lo contrario podríamos caer también en una mala alimentación que, sumada a un sedentarismo total, tendría grandes repercusiones sobre nuestro cuerpo. Hay que controlar especialmente los dulces. Es muy difícil evitarlos completamente, pero la diferencia entre un dulce esporádico, acompañado de frutas y verduras a lo largo del día, comparado con alimentarnos de un dulce tras otro, es muy grande, más de lo que podríamos imaginar.

Po ello, hay que evitar el pensamiento de: “ya que me he comido un dulce, da lo mismo que me coma otro”. Como he dicho, es difícil evitarlos siempre, pero hasta este pensamiento debería haber una clara separación. Esto debe ir conveniente acompañado del descanso activo, con esas actividades quizá algo más suaves de lo habitual, como correr 40 minutos a ritmo suave durante tres veces por semana.

Por otra parte, hay personas que durante las vacaciones tienen más tiempo libre que nunca, con vidas habitualmente muy ajetreadas. Esta gente, que probablemente no pueda entrenar como debe durante el resto del año, puede aprovechar estos periodos para entrenar más que nunca.

Archivado en Correr, Descanso activo, Dulces, Excesos, Forma Física, Navidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs