Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Relación entre el calentamiento y el rendimiento

Calentamiento deportivo La introducción a la sesión y al entrenamiento es casi igual de importante que el propio desarrollo del mismo. Normalmente se automatiza un calentamiento y se repite cada día, pero no debemos caer en este error. Buena parte del trabajo que desarrollemos en la parte principal vendrá determinado según la intensidad y los ejercicios del calentamiento, por lo que es importante el conocimiento de su importancia a nivel fisiológico. Planifica también esta introducción y varía la forma de calentar, para así beneficiarte de las ventajas que supone un buen calentamiento.

Qué tener en cuenta

Sin duda un gran porcentaje del rendimiento depende de la entrada en calor. Y todo calentamiento debe estar planificado con dos objetivos: evitar lesiones y aumentar nuestra capacidad de trabajo durante el desarrollo de la sesión.

Uno de los factores que hay que controlar es la temperatura. Los músculos necesitan un cierto calor para que funcionen al máximo, ya que el frío entorpece la transmisión del impulso eléctrico en la contracción muscular.

Por ello debemos elevar nuestra temperatura corporal en este calentamiento para que los músculos se preparen ante un esfuerzo posterior y así rendir al 100%.

Para observar la importancia de este factor, destacar que simplemente elevando 2º la temperatura de nuestro organismo, podremos incrementar la productividad de nuestro entrenamiento de fuerza hasta un 7%.

Estiramiento

Uno de los mitos conocidos dentro del mundo deportivo es que los estiramientos estáticos en el calentamiento disminuyen el rendimiento posterior por la pérdida de almacenamiento de energía elástica muscular.

Esto es falso y la razón principal se basa en el simple efecto negativo de la la contracción muscular por estirar estáticamente.

Lo que si es cierto es que en la mayoría de los deportes se produce una pérdida de eficiencia por esta razón, de lo que se deriva una conclusión clara: es recomendable realizar estiramientos dinámicos para poder rendir más.

Estructurar el calentamiento

Al igual que se planifica toda la sesión y cada ejercicio de la parte principal, también es necesario una estructuración del calentamiento.

La primera parte debe constar de un aumento general de la temperatura corporal para preparar a los músculos, por lo que con algunos minutos de carrera suave o de bicicleta estática valdrán.

A continuación incorpora ejercicios de movilidad articular sobre todo en aquellas zonas que intervendrán en la parte principal y después podrás estirar grupos musculares grandes y posteriormente los más pequeños.

Si tu entrenamiento es de fuerza las primeras repeticiones deben ir enfocadas a la preparación del músculo para evitar sobrecargas o lesiones importantes.

Ejecútalo con un peso bastante bajo y ve aumentándolo gradualmente junto con la velocidad sin contar esas repeticiones.

Un 35% del peso que trabajarás es una buena cantidad para llevar a cabo el calentamiento. La contracción muscular será más eficaz ya que reclutarás más unidades motoras del sistema nervioso y, por tanto, podrás realizar un entrenamiento mucho más completo.

Ya sabes, si quieres rendir más en tus entrenamientos no te olvides de darle la importancia que se merece al calentamiento.

Además te ayudará a concentrarte y mentalizarte del esfuerzo que se va a realizar y que, en ocasiones, determinará la consecución de objetivos a corto y largo plazo.

Última actualización: 21/12/2013 a las 18:00

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo