Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

El rodaje suave también es importante para el corredor

rodaje suave 2

Es posible que en ocasiones lleguemos a pensar que lo único importante para tener un buen rendimiento deportivo sea dar el máximo en los entrenamientos. Podemos caer en el error de creer que en todo caso, cuanto más actividad y más al límite vayamos en cada ejercicio, más rápido progresaremos. La realidad es que, aunque dar el máximo en ciertos entrenamientos es adecuado, también es imprescindible cuidar muy bien los periodos de descanso, así como los entrenamientos de menor intensidad.

En el caso de los corredores, este hecho también es válido, siendo las sesiones más suaves (las de rodaje), imprescindibles en un plan adecuado de entrenamiento. Y es que no es necesario, ni recomendable, ir al límite en cada situación. Ya sea para estar en mejor estado, batir tus propias marcas, o de cara a participar en una competición, estas sesiones permitirán mantenerse en buen estado físico y aprovechar los efectos de los entrenamientos al mismo tiempo que se produce la recuperación.

El descanso es imprescindible

Está demostrado que, dentro de unos límites, no se va a mejorar más rápido por el hecho de entrenar más días. El cuerpo necesita descanso, y satisfacer esta necesidad mejorará nuestros resultados, al mismo tiempo que evitará riesgo de lesiones, dejándonos asimilar el entrenamiento. De otro modo, para empezar, estaremos en riesgo de tendinitis, fascitis plantares y otros muchos problemas que pueden derivar de un exceso de entrenamiento, y estos en concreto especialmente en corredores habituales.

Los atletas, por ejemplo, no entrenan todos los días de la semana, y cuando lo hacen no es siempre a un ritmo elevado. De hecho, una excesiva intensidad en determinados entrenamientos puede lastrar su rendimiento en carreras próximas. Es preferible entrenar entre tres y cuatro días semanales, intercalando intensidades más altas con rodajes más suaves, de manera que no coincidan dos días fuertes. Esto permitirá, como he dicho, recuperarse del día de fuerte intensidad sin perder el ritmo del entrenamiento. De lo contrario, correremos peligro de caer en un sobreentrenamiento, en el que nuestros progresos serán más lentos, y nuestras recuperaciones se verán comprometidas.

Cómo hacerlo

sin lesiones

Para conseguir sacar el máximo provecho a los entrenamientos de rodajes suaves, debemos mantener la concentración y atender a nuestras sensaciones. Puede ser habitual una tendencia a cambiar de ritmo hacia intensidades más altas, y para solucionarlo puede ser muy útil un pulsómetro, ya que al marcar unas pulsaciones límite pueden avisarnos para que no nos alejemos demasiado del ritmo deseado. En cualquier caso, con un poco de práctica deberíamos poder manejar nuestro ritmo sin demasiado esfuerzo.

Con rodajes lentos entre uno y tres días después de un entrenamiento intenso, mejoraremos también la circulación sanguínea, y haremos que el cuerpo mantenga cierta tensión, lo cual estimulará el reforzamiento de las fibras musculares. Con todo esto, podemos decir que a veces los mejores resultados vienen acompañados de esfuerzos más suaves de lo que pensamos, aunque hay que tener claro que estos entrenamientos deben ser complementarios a otros más intensos, consiguiendo un equilibrio entre exigencia y descanso o recuperación.

Última actualización: 18 de December, 2013

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo