Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Ácido láctico y su relación con el deporte

Ejercicio aneróbico Multitud son las causas por las cuales el rendimiento deportivo disminuye o se ve limitado. Una de las más estudiadas es el ácido láctico, cuya importancia determina en muchas ocasiones el entrenamiento o competición. Años atrás se relacionaba con la aparición de agujetas en la iniciación a la práctica deportiva, aunque se ha desmentido rotundamente y el mito ha quedado totalmente desechado. Conoce cuales son las consecuencias, positivas y negativas, del ácido láctico así como su influencia en el esfuerzo deportivo para controlar su aparición.

Cómo se produce

El ácido láctico se presenta en nuestro organismo cuando no se puede obtener más energía a través de la vía que utiliza el oxígeno. A partir de ese momento decimos que nuestro metabolismo entra en fase anaeróbica y el ácido láctico es el producto generado en esa vía. Frecuentemente suele darse en esfuerzos muy intensos de corta duración (pesas, carreras de velocidad…), cuya consecuencia es la acumulación del ácido láctico o su forma ionizada (lactato).

Antes de su acumulación excesiva el lactato no suele causar demasiados problemas en el rendimiento del deportista. Sin embargo existe una zona a partir de la cual su existencia empieza a crecer exponencialmente. Se dice entonces que se ha superado el UMAN (umbral anaeróbico). Suele ser a los 4 mmoles/litro y su cuantificación es fundamental en deportistas de élite.

¿Positivo o negativo?

En contra de lo que normalmente se cree, el lactato es importante para obtener energía durante un determinado esfuerzo y no solamente provoca efectos negativos como la fatiga. El ácido láctico es utilizado por los músculos adyacentes a los que lo producen, lo cuál favorecerá a la movilización del mismo con su consecuente eliminación. En resumen muchos entrenamientos no deben ir encaminados a retrasar o eliminar la aparición de ácido láctico, sino a tolerar tal sustancia durante el máximo tiempo posible.

El problema se da cuando esta acumulación se produce en una zona concreta del organismo. La principal consecuencia es un incremento de la fatiga en todos los niveles. Su entrenamiento, por tanto, modificará el reparto de ácido láctico en los diferentes músculos.

Cómo medirlo

Los métodos más efectivos para determinar a partir de qué intensidad (en frecuencia cardíaca o porcentaje de VO2máx) se acumula el lactato en sangre son realizados en laboratorio. Sin embargo es evidente que los costes son elevados, tanto por falta de material como por falta de recursos económicos, por lo que existen otros procedimientos para cuantificarlo.

Test de conconi

La medición indirecta más utilizada es el test de Conconi. Se puede realizar en una cinta de correr siguiendo estas pautas: comienza a 10km/h y aumenta 0,5 km/h cada 200 metros. El límite estará establecido en aquella velocidad en la que el deportista no pueda aguantar más, para la cual existen tablas que relacionarán esa cifra con tu umbral anaeróbico.

Última actualización: 9 de March, 2014

Javier Felipe López

Foto Javier Felipe López

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal, preparador físico y miembro de la familia Difoosion. Creyente del ejercicio como medio para mejorar la calidad de vida. Consultas y planes de entrenamiento personalizados a través de javier.felipe@sportadictos.com

Sigue leyendo