Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Pasos para aliviar las agujetas en las piernas

Corredor con agujetas

Muchos de los runners que aquí nos leen cada día querrán saber cómo narices eliminar y aliviar las dichosas agujetas que tienen día tras día o simplemente tras un largo periodo de inactividad. Tener los músculos de las piernas apretados nos hará sentirnos poco motivados a la hora hacer ejercicio físico o salir a entrenar. Las piernas se endurecen por varios motivos, incluyendo el sedentarismo o hacer ejercicio demasiado riguroso.

La artritis o la osteoporosis, enfermedades de las articulaciones y huesos, pueden hacer aparecer este endurecimiento mucho más frecuentemente. Afortunadamente hay varias cosas que podremos hacer para aliviar esta rigidez muscular y mejorar la movilidad de nuestras piernas. Vamos a ir por pasos:

Paso 1

Levantarse, caminar y mover todas las articulaciones. Sentarse por largos periodos de tiempo es una causa muy común de que los músculos se nos engarroten y endurezcan. Si somos de los que debemos pasar gran parte de la jornada sentados en el trabajo o la universidad solo tendremos que levantarnos de vez en cuando para mover nuestro cuerpo un poco.De este modo estimularemos la circulación en las piernas.

Paso 2

Sumergir las piernas en agua caliente unos 10-15 minutos. El agua tibia relajará nuestros músculos tensos y aliviará cualquier rigidez que afecte a las articulaciones de rodilla, tobillo o cadera. También deberemos tratar de tomar un baño con agua caliente de cuerpo entero de manera relajada.

Paso 3

Hágase masajes en los músculos de las piernas. Presionando hacia abajo con firmeza en los músculos de las piernas afectadas y frotarlos usando un movimiento de vaivén. Si podemos, podríamos utilizar algún dispositivo de masaje de mano para que la vibración del aparato afecte a nuestros músculos en tensión y pueda así aflojarlos.

Paso 4

Estirar los gemelos frente a una pared o bordillo alto. Colocaremos las manos en la pared y lentamente nos inclinaremos hacia delante al mismo tiempo que deslizamos una pierna hacia atrás. Mantenemos este estiramiento unos 20 segundos y cambiamos de pierna

Paso 5

Estiramos los isquiotibiales. Nos acostamos boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Seguidamente levantamos una pierna y sostenemos esa pierna con dos manos al mismo tiempo que tiramos suavemente de ella hacia el pecho. Mantenemos este estiramiento unos 20 segundos y repetimos con la otra pierna.

Paso 6

Estirar los cuádriceps. Nos paramos frente a una pared con una palma colocada contra ella. Levantamos una pierna hacia atrás y con la otra mano agarramos la pierna que elevamos suavemente hacia arriba. Mantenemos este estiramiento unos 20 segundos y repetimos con la otra pierna. Este es el más común de todos.

Como advertencia debemos indicar que es recomendable estirar los músculos siempre que vayamos a utilizarlos y tras su trabajo. Sin embargo no debemos caer en la obsesión y estirarlos demasiado. Recordemos que el trabajo de los músculos solemos dividirlo en series y repeticiones y, en este caso, los estiramientos solo se hacen una vez por cada músculo y durante el tiempo indicado. Si seguimos sintiendo dolor tras los estiramientos y estos consejos, deberíamos acudir al médico para que nos indique lo mejor en cada caso.

Última actualización: 14 de March, 2014

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo