Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cuidar las cervicales a través de la postura y la relajación muscular

dolor cuello

Las molestias en la zona cervical son muy comunes hoy en día. Desde molestias leves a dolores que pueden llegar a impedir el desempeño de nuestras actividades, este es un problema que debe ser considerado, ya que de lo contrario puede agravarse y complicar mucho su posible solución. La mayoría de estos dolores se deben a malas posturas o a la tensión que recae de forma especial en los músculos del cuello. Veremos que resolverlo puede ser más sencillo de lo que podemos pensar si conocemos cómo.

Podemos decir que el dolor de cervicales es, junto con el lumbago, el principal problema de este tipo, y más común motivo de acudir a consulta médica. Hay que considerar la gran actividad a la que sometemos al cuello, implicado en gran cantidad de movimientos (gesticular, levantarse o sentarse, giros) en los que entra en juego la columna cervical. El problema no es tanto la cantidad de movimientos, sino la forma de hacerlo, lo que hace muy recomendable seguir cierto entrenamiento para enseñar a los músculos del cuello a sostener la cabeza.

Malas posturas y estrés

El origen de la mayoría de estos problemas, conocidos como cervicalgias, está en las malas posturas sostenidas en el tiempo, y el estrés, ya que tensan la zona y la sobrecargan, provocando dolor. Un cuello tenso o en posición incorrecta hace que repartas mal el peso del cuerpo, lo que puede provocar desequilibrios en el mismo, que a su vez desencadenan en problemas más graves. Un ejemplo de ello serían los dolores de cadera o rodilla por haber recaído más peso en una pierna que en otra durante un tiempo.

Si la columna cervical sufre, además, los nervios que pasan por la zona pueden verse afectados, irritándose y no cumpliendo con su función adecuadamente, e incluso derivar en dolores de cabeza o hasta estreñimiento.

masaje cuello

Las tareas que suelen provocar mayores molestias son las que implican mantener la cabeza fija durante cierto tiempo, como puede ser estar delante del ordenador, leer, mirar la televisión o incluso planchar. Empieza como una molestia en el cuello y hombros que desaparece al cambiar de posición o descansar, pero con el paso del tiempo se intensifica e incrementa si no se corrigen las malas posturas. Comentar también que aunque la postura y el estrés son las causas más comunes, la artrosis, una hernia discal o un accidente previo también pueden estar detrás del dolor cervical.

Corrigiendo la postura

No hay que olvidar que si las molestias son grandes, afectan a otras partes del cuerpo, o crees que vienen por causas ajenas a la postura o el estrés, es preferible consultar el problema con un médico. Por otra parte, en multitud de ocasiones podremos solucionar las molestias con cambios en los hábitos posturales, como veremos a continuación.

Dormir en posición incómoda, no sentarte correctamente o actividades comunes como andar o hablar por teléfono son las causas del dolor cervical común. Al caminar, la columna debe estar en equilibrio con la línea de gravedad del cuerpo. Hay que evitar encorvar la espalda o flexionar el cuello hacia delante, pues crea tensión y fatiga muscular. Los hombros deben quedar ligeramente hacia atrás. Al cargar peso, es preferible usar un carro o elementos tipo mochila antes que bolso.

Al acostarnos, debemos evitar que el cuello quede excesivamente levantado, siendo incluso recomendable descansar de lado apoyándonos sobre un hombro. La posición sentados debe seguir pautas parecidas a las de mientras andamos, sin inclinar el cuerpo hacia delante o flexionar el cuello. Realizar algunos ejercicios como ladear la cabeza hasta un hombro, mantener durante 10-20 segundos y cambiar de hombro, repitiendo tres veces, puede ayudar a reducir la tensión, así como otros estiramientos de la zona.

Última actualización: 15 de enero, 2014

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo