Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Actividad física cuando ya no somos tan jóvenes

ejercicio edad

Hay gente que piensa que ya no tiene edad para hacer deporte, que es cosa de personas más jóvenes. Es sorprendente que se deseche algo tan importante como el ejercicio físico por una causa como esta, ya que, salvo casos concretos con problemas de salud previos, podemos aprovechar sus beneficios hasta edades muy avanzadas.

Tal vez tus sensaciones no sean las mejores cuando empieces a ejercitarte tras mucho tiempo de inactividad, pero con un ejercicio moderado o leve y un poco de constancia podemos mejorar mucho la calidad de vida.

A partir de cierta edad, las obligaciones del trabajo o la vida hacen muy difícil sacar tiempo para el deporte. Incluso algunas personas, tras la jubilación y ya con tiempo libre, desconocen que un ejercicio adaptado a sus posibilidades físicas concretas, puede hacer que la salud deje de resentirse en muchos casos con los años.

Moderadamente activos

Ser moderadamente activo es lo mejor para la salud cuando, por las obligaciones o por la edad, empiezan a pasar factura los grandes esfuerzos.

Sólo con que mantengamos la actividad física entre 30 y 60 minutos diarios aumentaremos nuestra calidad de vida, además de su duración.

No es importante si algún día no tenemos actividad, incluso es bueno descansar un poco incluso en actividades leves o moderadas, pero es clave no abandonarse completamente, acabando en una vida sedentaria que eliminaría casi cualquier tipo de movimiento y que comprometería nuestra salud.

ejercicio mayores

Este hecho, la vida sedentaria, es además el mayor riesgo para la salud en personas mayores, por lo que debemos educarnos para el futuro si aún somos jóvenes o empezar a movernos si tenemos cierta edad y no lo hacíamos.

La actividad física regular puede ayudar a retrasar, o incluso revertir la progresión de algunas enfermedades crónicas.

Los enfermos de artritis pueden sentir alivio del dolor del movimiento suave de las articulaciones, por ejemplo. Manteniendo el cuerpo en forma a través de un entrenamiento no excesivamente intenso conseguiremos también fortalecer los huesos y las articulaciones, en los cuales es habitual la aparición de problemas a partir de ciertas edades.

Alimentación y actitud

La alimentación también es clave, siendo necesaria una variedad suficiente en la comida, lo cual permite mantenerse con energía y bien nutrido.

No deben faltar las frutas y las verduras, así como los lácteos desnatados, con cantidades bajas de grasa. Suele ser muy recomendable reducir al máximo el consumo de sal, azúcar y bebidas alcohólicas, no olvidando consumir al menos dos litros de agua diarios.

Es vital mantener una actitud positiva, proponiéndose metas y objetivos, a lo que el ejercicio físico ayudará mucho.

Última actualización: 14/03/2014 a las 01:33

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo