Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo hacer desaparecer un dolor crónico

dolor crónico

El dolor es uno de los medios que tiene el cuerpo de avisarnos de que algo no va bien, una voz de alerta que te envía para protegerte de posibles daños.

En cambio, cuando el dolor se alarga durante semanas, o meses, de forma recurrente en el tiempo, puede limitar mucho la vida de quien lo padece, llegando a ser una molestia insufrible.

Cuando se da este tipo de dolor es muy importante encontrar sus causas y resolverlo, actuando sobre los motivos de la inflamación o el problema en cuestión para que no se agrave todavía más.

Hay sustancias que participan en el proceso de inflamación y dolor, sobre las que es posible actuar, reduciendo esta tendencia inflamatoria y dolorosa del cuerpo.

Me refiero a determinadas encimas (COX1 y COX2), que facilitan que se formen otras sustancias que ayudan a reparar los tejidos dañados, pero que en exceso contribuyen a favorecer el dolor crónico.

Comiendo para resolverlo

Evidentemente, existen fármacos calmantes y antiinflamatorios, además de otro tipo de terapias. Estos medios pueden ser efectivos, pero no todo está en manos del médico o terapeuta, sino que cada persona puede adoptar ciertos hábitos que son muy útiles en este sentido.

Además, la alimentación también es muy importante, ya que las citadas sustancias que favorecen la inflamación se fabrican a partir de elementos presentes en algunos alimentos, de la misma forma que también los hay que ayudan a reducir dicha inflamación.

En cuanto a la alimentación, no conviene abusar de las proteínas de origen animal, el azúcar refinado o las grasas de procedencia animal, que favorecen la inflamación.

También deben controlarse las solanáceas (tomates, berenjenas, pimientos o patatas), ya que la solanina puede agravar la artritis.

Los alimentos ricos en oxalatos cálcicos (chocolates, café) y ácido úrico (marisco, carne roja, alcohol) aumentan los dolores articulares inflamatorios, la gota y los cálculos renales.

En el otro sentido tenemos los alimentos que sí conviene comer, como la fibra del pan o los cereales integrales, o los que son ricos en minerales (especialmente calcio, magnesio y potasio), que reducen los dolores musculares, menstruales y de nervios.

Son también recomendables los antioxidantes, la avena (tiene efecto sedante) y el Omega-3 del pescado azul, las semillas de lino o las nueces, que también tienen resultados antiinflamatorios y calmantes.

Otros medios útiles

dolor espalda

A pesar de que puede ser un buen medio para evitar este tipo de dolor, la alimentación no es lo único que influye en este sentido.

Incluso determinadas sustancias relacionadas con el estado de ánimo pueden llegar a influir en la forma en que algo nos duela físicamente.

Es recomendable ser positivo, y saber que la actividad es necesaria, porque si no te mueves acabarás perjudicando a tu propio cuerpo y te encontrarás peor, aunque te pueda parecer lo contrario.

Eso sí, hay que ser prudentes y empezar de forma muy suave.

Por último, decir que el estrés es causa de muchos de estos problemas, con constantes bombardeos de adrenalina que acaban por ser perjudiciales.

Incluso algunos medicamentos podrían agravar los problemas, agotando algunos nutrientes. No dormir correctamente es otro de los factores que acaba provocando un deterioro físico y tensión muscular, por lo que no hay que escatimar en cuanto a medidas que faciliten el sueño, como mantener horarios regulares o practicar actividades relajantes.

Última actualización: 23/01/2014 a las 17:43

Pablo Pérez Grau

Foto Pablo Pérez Grau

Arquitecto recién licenciado. Amante del deporte en todas las formas posibles y casi obsesionado con la alimentación sana. Loco por la tecnología y por cualquier objeto trasteable.

Sigue leyendo